La sabiduría nos ayuda a aprovechar mejor el tiempo

domingo, 21 de septiembre de 2008

El tiempo es el tesoro más valioso que una persona puede poseer. Y esto es así porque es lo único que, una vez que se pierde, no puede recuperarse por nada del mundo. Tanto el dinero, como la salud o el amor, pueden recobrarse en otro momento y, si no fuera así, tampoco son imprescindibles para conseguir la felicidad. Pero con el tiempo, esto no ocurre; sin el tiempo suficiente para desarrollarnos como seres humanos, es totalmente imposible que podamos llevar una vida plena y satisfactoria, por eso es tan importante no perderlo. Además, la experiencia es necesaria para adquirir la sabiduría y, ésta sólo se puede conseguir dejando transcurrir el tiempo suficiente y aprovechándolo al máximo.
Administrar correctamente nuestro tiempo es una de las tareas más difíciles con las que nos enfrentamos día a día. También en esta ocasión nos puede ser de gran utilidad la sabiduría. Ésta nos ayudará a distinguir las cosas realmente importantes de las que no lo son. En demasiadas ocasiones solemos confundir los asuntos urgentes con los importantes; hay que aprender a compaginar ambos.
A menudo nos cruzamos en nuestra vida con gente que piensan que su tiempo es más importante que el de los demás, y que sus prioridades deben de ser también la de los demás. A este tipo de gente hay que dejarles muy claro desde un principio que esto no es así; cada persona tiene sus prioridades bien definidas a la hora de administrar su tiempo y, lo que para unos puede parecer muy importante, para otros será una insignificancia.
Cada persona debe ser propietaria indiscutible de su tiempo; nadie tiene derecho de apropiarse del tiempo de otro. Una persona de nuestro entorno que se crea con este derecho, puede amargarnos la vida si no actuamos pronto poniendo las cosas en su sitio. Por supuesto que esto no quiere decir que no podamos dedicar parte de nuestro tiempo a hacer favores a otras personas que lo necesiten, de hecho, esta es una buena práctica que nos hará mejorar mucho nuestro nivel de satisfacción personal, pero siempre y cuando se haga de manera consentida y sin que de lugar a abusos por parte de la otra persona.
Como he dicho, administrar bien nuestro tiempo no es tan fácil como podría parecer. Hay que tener muy claro cuales son nuestras prioridades; si no lo hacemos, puede llegar un momento en que nos demos cuenta de que no estamos viviendo nuestra vida, sino la de otros, y no creo que eso le guste a nadie. Como dijo en una ocasión el filósofo y escritor granadino Francisco Ayala: “Cada cual es el autor de su propia suerte; cada uno es el primer y principal responsable de lo que venga a sucederle.”
Es muy normal que pensemos que el tiempo siempre corre en nuestra contra, ya que no podemos pararlo ni controlarlo en ningún momento; yo les puedo asegurar que si actuamos con sabiduría, encontraremos en el tiempo a un aliado en vez de a un enemigo, como suele suceder. Dejaremos de preocuparnos inútilmente de no tener el tiempo suficiente para esto y para aquello, ya que la sabiduría nos enseñará a distinguir las cosas realmente importantes a las que debemos dedicarles tiempo de aquellas otras superfluas que podemos dejar en un segundo plano.
En una ocasión leí una frase que me llamó mucho la atención (me fastidia no poder recordar dónde); decía así: “Existe una forma de saber si ya cumpliste tu misión en la vida. Si sigues vivo, es porque aún no la cumpliste.” ¿Qué quiere decir esto? Pues justamente lo que decía antes, que es inútil andar preocupándose porque se nos agote el tiempo sin que hayamos podido hacer algo importante o que nos hubiese gustado. Simplemente hay que dedicarse a vivir el día a día, sacándole el máximo partido a cada minuto, sin pensar en proyectos futuros que, sin duda, llegarán cuando les toque su momento. Esto me trae a la memoria otra frase (en esta ocasión si que recuerdo de quién) de John Lennon: “La vida es aquello que pasa mientras hacemos planes”. Y ahí va otra frase para la reflexión, esta es de Simón Peres: “Tanto el optimista como el pesimista terminan muriendo. Pero los dos aprovecharon la vida de manera completamente diferente”.
La filosofía de vivir «aquí y ahora» puede ser un arma de doble filo si no se comprende debidamente. Hoy en día es muy habitual oír decir a los jóvenes y a personas con poco sentido común que viven al día, sin pensar en el futuro. Esto es una insensatez, y nada tiene que ver con el «aquí y ahora» al que yo hago referencia más arriba. No andar todo el tiempo preocupándose por el futuro no quiere decir que no haya que tenerlo en cuenta. Ya comenté en otro apartado que cada decisión que tomamos repercute directamente en nuestro futuro, ya sea próximo o lejano, por tanto, inconscientemente, continuamente lo estamos teniendo en cuenta, aunque nos guste presumir de lo contrario.
Entonces, ¿dónde radica la diferencia? Muy sencillo: en nuestra filosofía de la vida, en nuestros hábitos y costumbres. Les pondré un ejemplo para intentar que lo vean más claro. Supongamos que me dan a elegir para comer entre una hamburguesa y una ensalada; yo sé que la hamburguesa está más apetitosa y me gusta más que la ensalada, pero también sé que la ensalada es más sana y puede resultar más beneficiosa para mi salud en un futuro; así que, aunque me pese y suponga un sacrificio para mí, tomaré la ensalada. Ésta podría parecer la forma de actuar adecuada, pero no lo es, ya que nos supone un sacrificio y significa que estamos continuamente alertas y preocupados por las consecuencias de nuestras acciones. La persona sabia cogería sin pensárselo la ensalada, lo haría instintivamente, no le supondría ningún esfuerzo ni nada por el estilo; actuaría así simplemente porque sabría que es lo correcto, sin pararse a pensar en nada más. Ahí es donde radica la diferencia: en la actitud. Ni que decir tiene que la persona insensata de que hablaba antes, también actuaría por impulso, sin pensar en las consecuencias, pero, a diferencia del sabio, ésta se dejaría llevar por sus deseos más primitivos, por el placer inmediato, es decir, tomaría la hamburguesa.
En definitiva, si actuamos sabiamente, incluso nuestras obligaciones laborales, sociales y familiares sabremos aprovecharlas en nuestro beneficio y, con toda seguridad, también encontraremos el tiempo suficiente para aquellas cosas que realmente nos gustan y nos hacen sentir bien.
Después de analizar la enorme importancia que tiene el tiempo en nuestras vidas, no me gustaría terminar este capítulo sin hacer un grato recordatorio a aquellas personas que dedican todo su tiempo prácticamente a compartirlo con aquellos más necesitados. Quien ofrece su mayor tesoro a los demás desinteresadamente, tiene asegurada la felicidad para el resto de su vida.

22 Consejos, saludos, propuestas...:

REIKIJAI dijo...

Ortega … distingue dos tipos de tiempo, el tiempo de las cosas o tiempo cósmico y el tiempo de la vidal dice Que nuestra situación es paradójica:
nuestro ser consiste no en lo que es sino en lo que va a ser, por tanto en lo que aún no es. Dado que nuestra vida consiste en decidir lo que vamos a ser, debemos situar en la raíz de nuestra vida un atributo temporal: “el futuro”.

“Nuestra vida es ante todo toparse con el futuro. No es el presente o el pasado lo primero que vivimos, no; la vida es una actividad que se ejecuta hacia adelante, y el presente o el pasado se descubre después, en relación con ese futuro. La vida es futurición, es lo que aún no es”… Nuestra vida está anclada en el presente, pero nuestro presente es peculiar, pues es un ser en el presente que apunta al futuro, es un proyecto de futuro. “Mi futuro, pues, me hace descubrir mi pasado, para realizarse. El pasado es ahora real porque lo revivo, y cuando encuentro en mi pasado los medios para realizar mi futuro es cuando descubro mi presente. Y todo esto acontece en un instante; en cada instante la vida se dilata en las tres dimensiones del tiempo real interior”. … Ortega sitúa la dimensión apetitiva y desiderativa de nuestro yo por encima de la cognoscitiva: primero apetecemos, deseamos, tenemos ilusiones, y es el conjunto de nuestros afanes lo que determina o dirige nuestra atención, lo que determina lo que vemos o conocemos: “el corazón, máquina incansable de preferir y desdeñar, es el soporte de nuestra personalidad”. … Te dejo un beso … Gracias … Silvi.

Juan Miguel dijo...

Es un importantísimo tema el tiempo, me gustó una frase del libro "El señor de los anillos" en la Comunidad del Anillo, puede verse en la película al entrar en las minas de Morya, Gandalf le dice a Frodo que no esté tan ansioso de andar repartiendo vida o muerte, que la compasión era importante y que el tiempo era realmente lo único que podíamos manejar a nuestra voluntad.
Saludos.

Graciela dijo...

Pedro cambiaste de nuevo todo...está muy bello así!!!.
El tiempo, la vida...me gusta mucho una canción que se llama 'Honrar la Vida'...eso de durar y transcurrir, no siempre quiere sugerir honrar la vida...sabes mi amigo que a mi edad cada momento del día ES PARA DISFRUTAR!!!. También con la edad se aprende a manejar los tiempos, las amistades, separar lo que hace bien de lo que hace mal. Pero creo que después de haber vivido lo aprendes. Deberíamos nacer sabiéndolo jajaja, besitos y abrazos en casa!!!

Anónimo dijo...

Hola Feliz Noche te escribo desde Venezuela y debo confesarte que casi me tropece con tu blog, al revisar otro blog de un amigo, asi que vi el enlace y solo hice clik para encontrarme con este maravilloso regalo.Con toda modestia te cuento que yo empecé un blog llamado elrenacimientodeunamujer.blogspot.com, cuando entre en un proceso de transformación en mi vida. no soy para nada experta en esto ni tengo la experiencia que tu demuestras tener (comprobable en tus artículos), pero agradezco cada uno de los artículos que pude leer porque me nutren muchísimo y me inspiran para escribir en el mío,y quizas lo mas importante me ayudan en este proceso largo y rico de cambio y transformación.
Por ahora me despido y te dejo mi correo por si de pronto te pueda ser util, feliz noche y feliz existencia, DIOS TE BENDIGA.YOXANA
yoxana_05@hotmail.com

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Interesante y fascinante articulo el del tiempo. Yo creo que el tiempo no existe....

Te djo un abrazoo grande!

Ana dijo...

Hay escritos que arrancan sonrisas, otros que te roban el aliento, los hay que hacen batirse al pensamiento y tú además de todo ello, insuflas en tus palabras un soplo de calma y bálsamo para las heridas del que vengo disfrutando desde que te conocí. Cómo siempre, Pedro, es un gusto leerte.

Hace un año un publicista utilizó el concepto "tiempo" para vender un producto (un Mercedes Benz). El anuncio venía a ser;
....imagina que cada día alguien deja en la puerta de tu casa 1440€ para que hagas con ellos lo que quieras. No se pueden guardar. Y si no los utilizas se pierden. Al día siguiente volverás a tener 1440€ en tu puerta y así cada día.

Ahora imagina que esos 1440 no son euros, sino minutos. (24 horas, son 1440 minutos) Cada minuto que no disfrutas, que no vives, se pierde. No se pueden guardar. Y no hay vuelta atrás.

Desde entonces en mi cuenta de correo luce el 1440, para recordarme y explicarle a todo aquél que me pregunta qué son los "1440".

Un abrazo querido Pedro.
Que cada día puedas disfrutar de los 144o minutos que dejan en tu puerta.

M.Jose dijo...

El tiempo...siempre sumergidos en las horas que nos vamos marcando según la ocupación de cada uno. Sólo es cuestión de organizarlo para hacer todo aquello que deseamos.Hay que ser sabios para emplearlo correctamente y sabios para no dejarnos atrapar por él.
Muy bueno tu texto Pedro, como siempre. Ayer tuve la oportunidad de estar con personas y hablar del presente, del instante, del ya...de la plena atención...
la mejor forma de vivir siempre con nosotros es estar presente en cada segundo...no pensar en que hare después, sino en el ya...esa es la mejor forma de aprovechar el tiempo...ahora en este preciso momento me centro en este comentario que quiero dejarte y le presto toda mi atención...sobre todo porque es para tí.
Un beso muy grande mi amigo
Mj

Runas dijo...

Muy buena reflexion sobre el tiempo, yo creo que no hay que pesar tanto en él, porque es tiempo que perdemos,cada dia, minuto , segundo.... es diferente. El tiempo sigue su camino , no se para, no vuelve atrá, no se anticipa al futuro, él marca su ritmo y nosotros el nuestro, dia a dia, minuto a minuto , segundo a segundo...

Cemanaca dijo...

Sabiduría la de tus palabras y tiempo aprovechado el tuyo en cada uno de los post que nos brindas como "maestro"

"Cada persona debe ser propietaria indiscutible de su tiempo; nadie tiene derecho de apropiarse del tiempo de otro"

Ahí radica una de las diferencias esenciales entre quien va en busca de la sabiduria y quien cree ya poseerla.

Y que tal si nos comemos la amburgusa con ensalada? jaja.
Tus post nunca me dejan indiferente.

saludos conversos.

sky-walkyria dijo...

dicen algunos:
quien posee tu tiempo, posee tu mente

kukilin dijo...

Pedro. ¿Habré alcanzado la sabiduría? Hace algunos años que he dejado de correr a contra reloj; Ahora voy despacio y sin apuro por la vida y he aprendido a tomarme mis tiempos y no por ello se ha parado el mundo.
Besos♥

M@R dijo...

MUY BUENO TU TIEMPO AQUI,,,
SE HA DICHO MUCHO SOBRE EL TIEMPO,,,
EL TIEMPO ES DE CADA UNO DE NOSOSTROS Y CON EL HACEMOS LO QUE QUEREMOS PARA BIEN O PARA MAL,,,

MUY SABIO TU POST,,,
FUE TU TIEMPO DEDICADO A NOSOTROS,,,
Y YO TE DEDICO SEGUNDOS DE MI TIEMPO,,,

TE PODRIA ESCRIBIR HORAS Y HORAS SOBRE EL TIEMPO, PERO NO TENGO TIEMPO Y EL TIEMPO ME SOBRA,,,

ABRAZOS,,,

Hada Saltarina dijo...

Ahí me has dado, querido Pedro: el tiempo, mi caballo de batalla. Supongo que en parte por ser géminis, y en parte porque soy yo, el caso es que siempre he querido hacer múltiples cosa y, claro, el tiempo estaba ahí y había que "sortearlo". Sin embargo, la Vida, Dios, me ha ido enseñando que "todo ¡llega a su tiempo". Sigue siendo una tarea difícil para mí, pero parece que algo voy consiguiendo.

Sobre esa historia que relatas y que no sabes dónde la leíste, pues "agárrate que vienen curvas". Esta mísma mañana, mientras preparaba el desayuno, tengo la costumbre de leer alguna cita, y hoy surgió esa que en mi caso aparece en un libro de Paulo Coelho titulado "Maktub". ¡¡¡Qué cosas tiene la vida!!!

Me da la impresión de que tu estilo ha cambiado; te has vuelto más meditativo y filosófico en los escritos (ya sé que practicas la meditación en tu vida diária). ¡Fíjate que tuve que mirar tu perfil por si estaba en una página distinta!

Un placer visitarte

Comandante von Diviesoff dijo...

Desgraciadamente la mayoria de nuestro tiempo no nos pertenece, parte es de nuestro jefe y la otra parte de la naturaleza, pues debemos dormir y descansar...que nos queda, la supervivencia.

neurotransmisores dijo...

La vida es un eterno presente.

Saludos.

SUSANA dijo...

Querido Amigo:

Te has despedido en una forma muy humana y solidaria. Ignoro si en tu país existe el "Banco del Tiempo", aquí en Argentina funciona bastante bien.

Si acaso no lo sabés, se trata de personas que donan semanal o mensualmente, algo de su tiempo para obras como cuidar enfermos, leer a los imposibilitados, etc. Esa donación es un compromiso muy formal, y los que organizan este "Banco" se ocupan de que cumplan con el donativo.

Nadie, pero nadie, en condiciones normales, es tan pobre como para no poder donar, al menos una hora de su tiempo por semana!

Un excelente Post, querido Amigo!

caselo dijo...

Pedro, amigo, el tiempo es algo que jamás podemos ni comprender ni atrapar; por eso tu reflexión nos ubica en ese aspecto escurridizo del universo para decirnos que solamente somos nosotros quienes podemos utilizarlo. En realidad cada uno de nosotros es autónomo en el manejo del tiempo, sin embargo es muy posible que al tratar de atraparlo-como dije antes- terminemos malgastándolo. Muchas gracias por este texto Pedro, un fuerte abrazo

Carlos Eduardo

Bacdiras dijo...

Hola Pedro!
A veces buscamos maestros en personas, en seres superiores de otras dimensiones y cosas por el estilo, para mí la existencia en sí y el tiempo, son grandes maestros, porque te obligan a aprender, a desarrollar todos los recursos con los que cuentas, en un período muy concreto, para conseguir que tu existencia sea lo más satisfactoria posible.
El tiempo termina poniéndonos a cada uno en nuestro sitio, dando y quitando razones. Claro está, que uno tiene que estar dispuesto a que se la quite, por eso te ayuda a desarrollar la paz y la entrega.
El tiempo te enseña que todo es transitorio, que todo pasa y que todo se olvida, aunque nuestro ego se resista y quisiera existir siempre, ser recordado eternamente...
En fin, he hablado de algún aspecto diferente al tuyo, que era más el del buen aprovechamiento del tiempo. En ese sentido tengo poco que añadir. El tener tiempo para dedicarme a mis cosas es tener riqueza y cada uno debe ser dueño de su tiempo. Nadie tiene que jugar con nuestro tiempo y lo damos con sumo gusto, con generosidad, con autenticidad -lo cual se nota,se siente y "sabe más rico"- cuando realmente lo tenemos y así lo sentimos.
Bueno Pedro, de nuevo un gustazo pasarme por aquí.
Un beso.

Yuria dijo...

No estoy quieta en ningun sitio. Salgo volando, sin tiempo de leeros.
Te devolvere el tiempo que te debo.Pero me quedo con las ganas de leerte.

Un beso.

SAUVIGNONA dijo...

el tiempo como dicen es oro...ya me gustaria a mi el tiempo que pierdo muchas veces por no actuar con sabidura....aprovecharlo y no tener que sentir perderlo....
exelente post divinisimo pedro..
sera porque de mi vida y mis dias...he perdido bastante...
besitos!
chau cahu!
feliz otoño!!!!!

Maria Jesús dijo...

Hace tiempo tuve una experiencia vital que me enseñó que el tiempo es el regalo más valioso que nos puede hacer la vida. Por eso para mí, la sensación de "poder" y de dominio sobre mí misma me la da el hecho de dedicarme tiempo a mi misma y de poseer cada minuto, cada segundo, es decir, que no me dé la sensación que el tiempo se escapa para mí, sino, que, al contrario, ser dueña de mi tiempo y sentir que se adapta a mí y no yo a él. Creo que esa es una de las claves de la felicidad: sentir que el tiempo es tu aliado y que fluye a tu merced... Es como vivir un bello sueño... y es gratis. Pero las mejores cosas de este mundo lo son.

muxica dijo...

Y digo yo ¿Hay alguna forma de ganar tiempo? El tiempo es intangible, es sólo una referencia creada por el hombre para lograr una “organización” del mundo.
Pensar que perdemos el tiempo, es perder el tiempo… ja ja. Un abrazo amigo.

Se acordaron de mí: