Continuando el camino

lunes, 10 de noviembre de 2008


Una vez habité en un lugar cálido y confortable. Nada enturbiaba mi mente, todo estaba acorde a mi sentir y a mi ser. Allí todo estaba limpio, imperaba la armonía. No me sentía querido, ni deseado, ni tampoco lo contrario, simplemente no sentía nada que pudiese empañar aquel instinto de plenitud que me envolvía y que me aseguraba que yo lo era Todo. Nada me preocupaba, y era feliz.
Pero el inquebrantable tiempo que todo lo puede volvió a intervenir, como siempre, en contra de mi voluntad.
Pobre voluntad, ¡qué sabrá ella de estas cosas!
Entonces ocurrió lo indeseable e inesperado. Mi vida sufrió el cambio más traumático que jamás pude imaginar. De repente todo se volvió caótico; una fuerza maléfica y extraña que no sé de dónde provenía me empujó violentamente hacia fuera (o hacia dentro, no lo sé), obligándome a abandonar aquel remanso de paz que hasta el momento me había servido de refugio y hogar. El único que conocía y entendía.
A partir de ahí, mi vida dio un vuelco radical. Ya nada sería lo mismo. Ese nuevo mundo, frío y maloliente, era totalmente opuesto a aquel otro que acababa de dejar para siempre. Aquí la supervivencia no era fácil, había que ganársela día a día, minuto a minuto. Nada me era regalado, tenía que luchar por el sustento, pedirlo a gritos, conformarme con lo que otros me ofrecían. Aprendí lo que es el hambre, el frío y la incomprensión. Constantemente me sentía sucio, ultrajado, humillado hasta lo más bajo que un ser sintiente podría estarlo. Ya no era el dueño y señor de mi hogar, me convertí en alguien débil y totalmente dependiente del entorno y de otros seres más fuertes que yo, pero no por ello más inteligentes o sensatos. Ese era mi pesar.
Pero el tiempo continuó su transcurso inmutable, impasible a todo cuanto me sucedía. Y como no podía ser de otra forma, terminé adaptándome a todo aquel desorden. Incomprensiblemente sobreviví y me hice más fuerte. Fui aprendiendo de la experiencia, comprendí los misterios que mueven los hilos en este otro mundo lleno de contradicciones. Sintonicé con él hasta mudar del todo mi sentir y mi ser, para llegar a convertirme en una pieza más de aquel laberinto de deseos e inquietudes. Me convertí en todo un ser humano, cargado de pasiones, temores, ambiciones y dolor.... mucho dolor. Dolor que llegó a impregnarse de tal manera en mi ser que incluso llegué a inmunizarme; aprendí también a manejar y controlar sus mejores antídotos: el placer y el olvido. Aunque no siempre funcionaban.
Olvidé por completo que un día fui feliz.
También desalojé de la memoria aquel tránsito lacerante que me arrojó a este abismo en el que habito; ni tan siquiera puedo estar seguro de que aquella triste transformación haya sido la única sufrida por mi alma durante su devenir por el universo infinito. No puedo estar seguro de haber olvidado igualmente las anteriores. En lo que respecta a esta última, sólo me atrevo a decir que quizás la olvidé porque inconscientemente pensé que sería definitiva, que no podría haber otra igual, que ya me encontraba en el lugar al que pertenecía.... pero me equivoqué.
En plena edad adulta, con toda una vida por detrás cargada de recuerdos, de buenos momentos y de otros no tan buenos, habiendo alcanzado ya una supuesta estabilidad emocional, social y financiera, sin mayor pretensión que la de desear que pase el tiempo con generosidad y lentitud.... de nuevo vuelve mi espíritu a sufrir otra traumática sacudida haciéndolo zozobrar sobre una presunta marea en calma.
La diferencia fundamental radica en que en esta ocasión no me ha cogido totalmente desprevenido. Sin saber cómo ni porqué, acojo el sentimiento en mi interior de llevar preparándome durante muchos años para este nuevo cambio. Al igual que el anterior me llevó nueve meses hasta completar la materia necesaria, en este otro también he necesitado de un tiempo prudencial para evolucionar y madurar lo suficiente como para comprender y aceptar lo que me está ocurriendo. Ahora sé que los cambios son buenos, por tanto, ya no me asustan, aunque aún tarde en comprenderlo del todo.
Tampoco podré saber, al menos por ahora, si será el último y definitivo. Nada de eso me preocupa. Ahora es mi mente la que ha evolucionado lo suficiente como para saber que la única razón de estar (que no de ser) del ser humano en este mundo pasajero es la de amar y ser amado (aunque la mayoría lo abandonen sin percatarse de ello).
Y a esa misión encomiendo todo mi cuerpo y toda mi alma.

42 Consejos, saludos, propuestas...:

genialsiempre dijo...

Sabiduría a la que llegas en una buena edad, amigo Pedro. Aprovecha para disfrutar de ella y compartirla con los demás, pues este mundo está muy necesitado de consejos.

José María

Gizela dijo...

Lindo escrito, Pedro, muy bellas reflexiones.
Sabes? Creo que los cambios son siempre buenos sí realmente nos entregamos a ellos, positivamente.
Muchas veces traen cosas maravillosas, si abrimos los ojos, y muchas veces el sólo miedo, nos enceguece y no los podemos disfrutar.
Es como el agua de los ríos cristalinos, siempre corre, por eso es limpia, fresca, clara, si no hay nada que la detenga.
Aprender a vivir los cambios, es aprender a RENACER.
Fue un placer leerte.
Feliz comienzo de semana, para ti y tus lectores.
Un abrazo Gizz

REIKIJAI dijo...

Pedro ... Hermoso creciemiento interior ... somos seres de AMOR ... pero muchos todavia no lo saben ... ni creo; lo sepan nunca ... La verdad nos ilumina el camino... El camino nos conduce a amar... El amor nos hace vivir.
La razón del amar...La encontramos viviendo ...El sentido de vivir...Lo encontramos amando. ... La foto ... cuantos recuerdos ... Gracias ... Te Dejo Un Beso ... Silvi.

Cornelivs dijo...

Precioso escrito y sabia tu conclusión final, amigo Pedro. En verdad que es lo único que merece la pena. Y como te ha dicho Jose Maria, cuyo comentario comparto, ayuda y aconseja a los demás: el mundo está muy necesitado de consejos.

Te voy a dar una frase que seguramente conocerás:

"Cada niño, al nacer,
nos trae el mensaje de
que Dios no ha perdido aún
la esperanza en los hombres". (Rabindranath Tagore)

No deberiamos de defraudar nunca esa esperanza.

Me encanta leerte Pedro.

Un fuerte abrazo.

loose dijo...

Preciosa reflexión, Pedro.
Todods nacemos con nuestra misión en la vida, basada en el respeto y el amor, un amor incondicional del que aún nos queda mucho por descubrir.

Un beso.

Silvia dijo...

HOLA!MUY BONITO RELATO...EXCELENTE POST...CRECER...MADURAR..PASAR POR DISTINTAS SENSACIONES....
QUE BUENO ESO ES VIVIR..
ADELANTE SIEMPRE SE RENACE ....
CARIÑOS.
SILVIA CLOUD

Evan dijo...

Reflexiones así son las que me mueven, aunque todos deberíamos saberlo, muchos pasan por la vida sin darse cuenta que el amor y la entrega es lo escencial para transcurrir por ella en paz o feliz.

Un beso!

Juan Miguel dijo...

Si, fue la falta de amor, el desamor, la causa de estar aquí y como humanidad es obvio que seguimos igual ¿será que los lectores están realmente comprometidos con esa misión? de tal manera de imponer por "amor" y a través de este una nueva manera de ver el mundo?
Saludos.

el piano huérfano dijo...

pedro
creces y enriquezes
aprendes y nos enseñas
si Maestro ese el ojetivo
tu final

Inés Bohórquez dijo...

Creo que lo que nos queda en esta vida son precisamente la innumerables experiencias que nos permitimos vivir.

Cuanta sabiduría en cada error mi querido amigo. Cuanto de nosotros se queda en el camino y cuanto perdemos en cada abrir y cerrar de ojos?

Es de sabios dedicarse y aceptar los marices de la vida y tambien saber lo que cada cosa nos trata de decir en lo que podemos aprender.

Es una vida llena de comienzos y de cambios bien sea para olvidar, o para avanzar sin mirar atras pero, quien dice que atras solo hay lo que uno ya no quiere vivir?

Es de eso que creo que se trata de estar atentos a las circunstancias de las cuales siempre de alguna manera podemos sacar algo de provecho y con nuestra mochila de emociones bien guardadas dar ese paso hacia lo no vivido desde lo ya experimentado...

Exclente post Pedro hasta la proxima

Te dejo un abrazo muy fuerte y muchas bendiciones de todo corazón...

suseJ dijo...

Uno de tus mejores posts que he leido. ¿Era este post al que te referias sobre la aceptación de la muerte?
Bueno, para el Causas, se necesitaría uno mas general, que abarcara y tubiera en cuenta todas las culturas terrestres e incluso algo sobre la eutanasia, ya que es un blog que pretense soluciones universales

Diario: Mi embarazo y yo dijo...

hola pasaba por aqui...muy lindo tu blog tienes razon en muchas cosas q dices
un beso

María dijo...

Hermosa reflexión y muy bello este post, me ha encantado.

Saber vivir es aceptar la vida pero también la muerte.

Un beso.

Shanty dijo...

"la única razón de estar (que no de ser) del ser humano en este mundo pasajero es la de amar y ser amado (aunque la mayoría lo abandonen sin percatarse de ello).
Y a esa misión encomiendo todo mi cuerpo y toda mi alma"
Te felicito por haber encontrado el único camino que vale recorrer.
Un abrazo,
Shanty

muxica dijo...

¡Como escribes chico! Cuando tenia muy pocos años recordaba perfectamente el vientre de mi madre, eso hacia que para mi que la muerte fuese un regreso al mismo calorcito que recordaba. Es una sensación que aun tengo muy clara, pero, más distante.
Dicen que los lloramos al nacer por la llegada al dolor, que es un grito de protesta.
No se bien si mi comentario es el adecuado a tu texto. Al leerte he sentido la misma sensación de hace tantos años muy cercana.
Un beso.

Marinel dijo...

Un traumático viaje hacia un mundo poblado de ingratitudes,de malestares, de sensaciones que espantan...el mundo personificado...
Y olvidamos ese otro que fue cobijo placentero, y es posible que también olvidemos otros antecesores a ese,porque nada nos dice lo contrario.
Y nos amoldamos a luchar con uñas y dientes por conseguir una ínfima parte de la felicidad sumergida de aquel habitáculo.Y nos damos cuenta de que la única manera de conseguirlo en este tumultuoso mundo al que venimos, es asimilando dos conceptos fundamentales:Amar y ser amado...
Rodearse de amor para envolver la frialdad con él y que cualquier cambio que se produzca no nos pille desnudos...No aquí...
Besos.

Alicia. dijo...

Qué bonito texto :)
Qué bien estaríamos, viviendo toda la eternidad en posición fetal. Pero hay que vivir, y arriesgarse. Porque como bien dices, si no nos arriengamos, no podremos sentir una sensación tan maravillosa como la de amar y ser amado.

AnA dijo...

sentido y sensibilidad elevado a la máxima potencia.
un beso.

Leandro Sabogal dijo...

antes de ser...antes de nacer... antes de despertar...antes de morir...qué viene después?...esta vida es el antes de qué?.

me gustaría que leyeras un poema mío que tiene algunos sentimientos encontrados y otros perdidos.

http://letrasyotrasapariciones.blogspot.com/2008/07/cancin-para-antes-del-nacimiento.html

Cemanaca dijo...

Hola amigo.
vuelvo para seguir este camino de la mano de las letras maravillosas que desprende tu ser.

Preciosa misión...la comparto.

Saludos conversos.

Z. dijo...

Hola Pedro:
Magnífica exposición sobre el cambio. Todo cambia y todo pasa, lo bueno y lo malo, el amor y el desamor, pero el Núcleo es el que estando quieto lo observa todo, y creo que le llaman también Amor.
Un saludo!

Autores Reunidos dijo...

El viaje por excelencia, del que disfrutamos solo a medias, del que anhelamos todo el tiempo, deseamos y lloramos mientras el tren no se para...
Aprendemos demasiado tarde a disfrutar del paisaje... Tal vez esa sea su belleza, su misterio.
Un beso, mi niño.
Natacha.

Graciela dijo...

en estos días he estado pensando, que el mejor hogar que tienen los niños es la panza de la mamá. No necesita alimentación, ropa, calor...allí todo lo encuentra.
Sentirse amado, esa es la cuestión mi Pedro...qué importa si el mundo se viene abajo si logras percibir esa sensación???...no te 'propongo', lo has realiado vos...excelente!!!

The Jolly Joker dijo...

Hermosa reflexión, la que más me ha gustado en mis visitas silenciosas. Seguiré paseando por aquí, porque poder leer y escribir sin las barreras del espacio es un don de nuestra era.

El vientre de una madre... es un lugar maravilloso, sobre todo en la medida en que nos prepara para salir un día, y aprender a amar.

Ojalá fuera tan seguro como lo fue para nosotros... (No pude evitar esta triste reflexión al leerte)

Saludos y enhorabuena.

Lunaria dijo...

Sigo pensando que el amor es el motor del mundo. Un mundo que se nos pone en contra la mayoría de las veces y nos maneja a su antojo. Aceptar el fin y vivir cada día con ilusión, es lo más sabio que podemos hacer.
Saludos.

Sill Scaroni Fotografias dijo...

Asi la vida fuera para todo el siempre como el tiempo que viviamos adentro del vientre de nuestras madres.
Bonito escrito.
Saludos,
Sill

nomolamos dijo...

que pasada de entrada, increiblemente impresionante
un besazo

tia elsa dijo...

Brillante y hermosa conclusión, para ese venido para amar y ser amado,besos tía Elsa.

SilviaE.D. dijo...

Hola Pedro!
Yo también llegué a esa conclusión: que estamos en este mundo para amar y ser amados. Aunque hay mucha gente que ni siquiera se deja amar.Con el tiempo aprendí que todo cambio es positivo...todo ocurre para bien...
Besos!

SilviaE.D. dijo...

Puedo enlazar tu blog al mío?

Pilar dijo...

Amigos míos:
Primero los saludo y les agradezco todos los gestos y comentarios para conmigo y con lo que suelo escribir en mi blog.
Lamentablemente he pasado momentos complicados últimamente, lo que ha afectado el tiempo para dedicarles, aunque confieso que muchas veces camino invisible entre sus letras.
Debí cambiar la dirección de mi espacio, así es que aprovecho y se las dejo.
Ya podré retomar el ritmo y pasar por vuestras casas.

http://fragmento-de-tierra.blogspot.com/

Un abrazo gigante
Pilar

Cecilia dijo...

Pedro: la conclusión a la que llegaste es el resumen de la existencia misma, cuánto nos cuesta vivir de acuerdo a ella, no?
Abrazos

Runas dijo...

Hermosa mision la de amar y ser amado y hermoso recorrido el que nos has hecho en tu escrito. Y esque no tiene vuelta de hoja , esa es la vida, sin trampa ni cartón. Un beso

M. Jose dijo...

Una de las cualidades del amor es la gratuidad, es el que se da sin pedir nada a cambio. Si has llegado a eso querido amigo eres un ser totalmente libre...Pero yo también veo la necesidad de amar sin importar si nos aman o no...en esto también hay liberación.
Un montón de besos
MJ

AnyGlo dijo...

Doy fe de que es cierto aquello de;

"Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana"

Y es posible sacar algo bueno de lo malo. Todo depende de cómo queramos ver la situación...

Un saludo.

Bacdiras dijo...

Muy bello escrito... pero en fin, todo es un continuo cambio, no vale la aferrarse a las conclusiones, porque esas cambian también.
Tu sabiduría interior, la tuya propia, la que ya tienes y la de la vida te ayudan en todo esto.

Un enorme abrazo.

MAR dijo...

QUE LINDO...SER BB, COBIJADO, TRANQUILITO, CALENTITO.
A MI TAMBIÉN.
BESOS PARA TI.
MAR

marycarmen dijo...

Gracias por tal relato!

lloré mucho!

pero es hermoso,
disfrutamso de él demasiado tarde!

pero que hermoso!GRACIAS POR TAL!

TE INVITO A PaSAR POR MIS BLOGS Y DISFRUTAR DEL ÁNIMO FESTIVO

IR A

www.walktohorizon.blogspot.com y de ahí a

leyendas, aromas de yerba mate, asado y mate, arte matero y amistad, y regalos.

os dejo mi saludo y paz marycarmen

Diario: Mi hija Ara y yo dijo...

te invito a q pases por mi nuevo blog tenemos algo en comun hermann hesse..seras el ganador en la prox eleccion de mejores blogs?yo creo q si!!http://angelvsdemonio.blogspot.com/

un beso

javier dijo...

Precioso tu post, me ha emocionado, es la primera vez que te visito, lo hare más veces, te pongo un enlace en mi blog porque tu blog es magnifico,
Un abrazo.

Mar dijo...

Precioso!!!

Me he embarcado en algo que pensaba seria una locura, hacer un blog, pero cada dia descubro cuanta gente sensible y cuantos corazones grandes hay por estos sitios, del rincon de nerea llego hasta javier y el me trae a ti, espero seguir encontrando estas maravillas, me encanta!!

He visto que hay una Mar asi que como yo tambien soy Mar firmare tambien con mi apellido.

Besitosssssss

Mar Bleda.

lys dijo...

Es curioso, leyendo este post siento que te conozco, cosa absurda ya que no es así, pero pocas veces se tiene de primera mano el relato de un sentimiento, porque son dificilísimos de plasmar.

En fin, te seguiré leyendo.

Un saludo.

Se acordaron de mí: