Reflexiones de una cigüeña 2ª parte

martes, 9 de diciembre de 2008

Enlace con la 1ª parte.

Apenas va quedando agua clara en esta charca; se acerca la hora de levantar el vuelo. Me pregunto cómo se las arreglarán durante la época calurosa las hembras humanas que acuden hasta aquí al levantar el sol a recoger el agua que necesitan para vivir. Supongo que tendrán que dirigirse hacia otros lugares más alejados. Hay que reconocer que tienen mérito; con lo fácil que sería trasladarse a donde abunden más recursos, como hacemos nosotros. Claro que ellos no lo tienen tan fácil, la Naturaleza no les ha proporcionado las formidables facultades con las que contamos nosotros. De hecho suelen intentarlo a menudo; cada vez que volamos sobre el profundo océano al terminar una estación y comenzar otra, nos convertimos en testigos de excepción al comprobar como muchos de ellos intentan seguirnos por mar, sobre frágiles trozos de madera de árbol en forma de cascarón. La mayoría suelen perecer en el intento, cayendo al agua y ahogándose, terminando así con una penosa existencia. Siento una impotencia terrible al verlos luchar con desesperación contra las olas y la muerte, sabiendo sobradamente que no tienen esperanza alguna de sobrevivir. Es lo que ocurre cuando se intenta vencer a la Madre Naturaleza con tan escasa preparación.
Pobres; siento mucho lástima por ellos. Es entonces cuando me doy cuenta de lo afortunado que somos al disponer de los medios adecuados para huir del hambre y poder dejar atrás la desesperada lucha por la supervivencia. Algún día también ellos podrán hacerlo.
Siempre me quedará la duda sobre qué fortuna les esperará a los que consiguen llegar al otro lado. Pienso que se deben de llevar una gran desilusión al ver el lugar donde se han metido y, para colmo, no creo que les queden muchas ganas de volver a su tierra después de una travesía tan arriesgada y peligrosa. Para nosotros es diferente, siempre tendremos nuestros nidos esperándonos, e incluso algunos más, ya que por día vamos quedando menos. Pero lo de ellos es una locura totalmente incomprensible, sólo viajan desde el Sur hacia el Norte, con lo que, tarde o temprano, allá arriba terminarán de forma irremediable con los recursos que tengan para vivir, por no contar con el poco espacio que les va quedando. Nunca lo entenderé.
Lo curioso es que en los lugares donde no necesitan desplazarse porque abunda el agua y los alimentos, son capaces de construir fuertes y robustas máquinas con las que viajar por todo el ancho mundo, tanto por los aires como por el océano, aunque no las necesiten. Quizás es que al estar mejor alimentados sean también más habilidosos, o quizás sea que mi pareja tenga razón y los de aquí sientan que les falta el tiempo como para ponerse a fabricar costosas máquinas, que les llevaría a desperdiciar muchos recursos que no poseen.
No lo sé, pero sea como fuere es penoso comprobar cómo unos seres pierden la vida por buscar algo que tantos otros poseen y no aprovechan. Me refiero a la libertad de poder desplazarse por donde quiera y sin embargo elegir para vivir un lugar ruidoso, mugriento y contaminado, en el que apenas se puede respirar, en vez de marcharse a cualquier otro más limpio, donde el aire sea fresco y puro y la Naturaleza, en todo su esplendor, ofrezca gratuitamente todo aquello que se puede necesitar para llevar una existencia pacífica y confortable, hasta el fin de nuestros días. Nosotros somos muy afortunados al no necesitar construir nada para vivir libre y cómodamente, aparte de nuestros nidos, claro está. Estas criaturas humanas deben soportar una pesada carga teniendo que estar continuamente fabricando cosas para poder vivir medianamente bien; al menos nuestra Creadora ha sido complaciente con ellos dotándolos de habilidades manuales mientras no adquieren la inteligencia necesaria para aprender a subsistir libres de agotadoras obligaciones, como en su día hizo con el resto de especies vivas que pueblan la Tierra.
Como dije antes, será cuestión de tiempo que la Madre Tierra los dote de la suficiente inteligencia como para poder sobrevivir a ellos mismos. Sin duda alguna debe ser una especie nueva en este planeta y aún no ha transcurrido el tiempo necesario para que desarrollen la capacidad de aprendizaje y el instinto que el resto de los seres que poblamos el mundo poseemos desde tiempos inmemoriales. No me cabe la menor duda de que algún día aprenderán a reproducirse de forma sensata y controlada, como todos hacemos, eligiendo la mejor época del año para hacerlo y el número de crías justo y necesario. Algún día comprenderán que la mejor manera de dominar el mundo no consiste en aumentar indefinidamente la cantidad de individuos, sino en guardar en todo momento la justa proporción entre personas, espacio y recursos.
Aunque pensándolo bien, ¿quién necesita dominar el mundo? Afortunadamente, el resto de las especies aprendimos hace tiempo que es inútil e innecesario intentar prevalecer sobre el resto, ya que nuestra Creadora siempre termina demostrando su poder y poniendo a cada uno en su sitio. Es mucho más ventajoso para todos adaptarse e integrarse en el planeta, con sencillez y humildad, confiando en que la Madre Naturaleza provea, como siempre ha hecho. Espero que estos humanos aprendan pronto esta importante lección, antes de que sea demasiado tarde para nosotros y para ellos mismos. De hecho, para muchos ya lo ha sido, aunque supongo que eso forma parte del aprendizaje. Nuestra Madre es dura e implacable con todos aquellos que se le oponen e intentan conquistarla, pero también es justa y comprensiva, y algún día les enseñará quién manda aquí y los acogerá gustosamente con los brazos abiertos.
Lo que soy incapaz de entender es cómo es posible que se reproduzcan con tanta facilidad, teniendo en cuenta la forma tan brutal y desagradable con que han sido dotados para el apareamiento. Ayer tuve la oportunidad de observar de nuevo una de estas violentas uniones; ocurrió cuando una de sus hembras de piel oscura se acercaba a recoger agua como de costumbre y varios machos, cubiertos del color de la vegetación, le cortaron el paso y la montaron uno detrás del otro, mientras ella gritaba y lloraba desconsoladamente, al tiempo que se agitaba compulsivamente intentando librarse de ellos. No lo puedo entender; los machos no pierden el tiempo luchando entre ellos por ella para demostrar quién es el más fuerte, ni realizando un pequeño cortejo de acercamiento o algo parecido; simplemente la toman a la fuerza aprovechando su mayor número y luego la abandonan a su suerte, después de haber sido fertilizada por todos, de esa forma se aseguran la reproducción. Eso si la futura madre consigue sobrevivir, porque el estado en el que la dejan no parece muy saludable. Es la única especie que conozco en la que el macho no se preocupa de que sea su descendencia la que prevalezca sobre el resto. Es otra muestra más de lo que decía antes: para ellos es más importante la cantidad de individuos que la calidad de los mismos. Sin duda es una especie extraña y llena de contradicciones.También en el Norte parece que esto es diferente. Será porque allí no abundan tanto los machos cubiertos del color de la vegetación, al contrario de lo que ocurre por aquí. Éstos parece que son los dominantes dentro de la especie, no porque sean más fuertes, sino porque poseen esos artilugios atronadores que fabrican, y que les permite decidir quien vive y quien muere. O quizás sí que sea igual, sólo que al estar todos sus refugios cerrados no podamos verlo.


Continuará...


Sí, ya sé que prometí sólo dos partes, pero como sé que algunos tienen el tiempo muy justo y el texto es demasiado largo, he decidido dividirlo en una más. Rectificar es de sabios.

34 Consejos, saludos, propuestas...:

Shingen dijo...

Mejor tres que dos, y si son cuatro mucho mejor...

Los misterios de la Naturaleza son preciosos, y es un ejercicio magnífico leerte Pedro-san.

Un abrazo

Steki dijo...

Qué interesante, Pedro.
Me gusta mucho la magia de la Naturaleza.
Te dejo un abrazo de luz para este día.
BACI, STEKI.

Z. dijo...

Hola Pedro! Dice la cigüeña: "...será cuestión de tiempo que la Madre Tierra los dote de la suficiente inteligencia como para poder sobrevivir a ellos mismos" ... mmmmm ojalá sea verdad!! ;)

Un saludo!

anamorgana dijo...

Sin duda la naturaleza es sabia y algun día nos dará una lección.
Magnífica reflexión. Es un gusto leerte.
Besos
anamorgana

M. Jose dijo...

Nosotros los humanos, los que precisamente teníamos que haber sido los supremos unificadores de la Tierra nos hemos convertido en sus divisores, los padres del materialismo...
seguiré con este comentario en la segunda parte...
Un abrazo Pedro
mj

Noelplebeyo dijo...

Pedro, esta cigüena nos plantea alguna de las grandes contradicciones que nuestra especie demuestra día a día. Quizá yo le pondría algún reparo, sobre todo en esa visión del apareamiento en el sur y en el norte..en todo caso da gusto reflexionar sobre estos aspectos, sobre todo desde los altos nidos donde se encuentran tus cigüenas

Saludos

Cemanaca dijo...

Me sigues dejando con la miel en los labios...
Un relato natural-mente vivo.

Ahhh! Feliz dulce espera!!!

Saludos conversos.

Mar dijo...

jooo esto de los capitulos lo llevo muy mal jajajaja.

Genial Pedro, espero el siguiente capitulo, despues los vulevo a leer de corrillo jajajaja ;)

Besitossssssssss

genialsiempre dijo...

Caray con la cigüeña, lo que sabe, claro que volando alto debe ser fácil observar, además tienen mucho tiempo para pensar en lo que ven. Creo que me reencarnaré en ciagüeño

José María

Graciela dijo...

"La cigüeña, cuando es vieja,
pierde la vista, y procuran
cuidarla en su edá madura
todas sus hijas pequeñas:
apriendan de las cigüeñas
este ejemplo de ternura."
...mi amigo me acordé de esta parte del Martín Fierro...en nuestra época del secundario lo debíamos saber todo!!! jajaja, ahora los chicos dicen no no es muchísimo...y no solo éste libro leíamos...
Pedro estás describiendo a los seres humanos???...besitos a los dos!!!

REIKIJAI dijo...

La cigueña ... mas que sabia, me quedo esperando,la poxima entrega.
Y saber mas de la vida ... Gracias Pedro ... muy interesante ... Te dejo Un Beso. Silvi.

marycarmen dijo...

Quiero leer la otra parte, y cuánto debemos aprender de ellas..., cuánto!

te agradezco tus decires en mis blogs,y por supuesto que cuento con tu amistad y tu con la mía, por siempre.
Si estoy en esta vida solo tienes que escribirme, y si estoy en la eternidad solo pronuncia mi nombre o piensáme, allí acudiré a sanar ,a recomponer o a darte una sonrisa...

un abrazo y que tengas una hermosa semana
marycarmen
www.panconsusurros.blogspot.com

Cornelivs dijo...

Opino lo mismo que Shingen,
mejor tres que dos, y si son cuatro mucho mejor...

Fantastico texto Pedro. Maravillosa reflexión la que hace esta sabia cigueña. Indudablemente, sabe muy bien de lo que habla. Recuerdo la canción de Roberto Carlos que decia: "yo quisiera ser civilizado como los animales".

¿Adonde vamos, mejor hacia que destino ruinoso nos dirigimos? Creo que deberiamos de escuchar todos a esa sabia cigueña.

Repito, precioso texto Pedro.

Un abrazo!

Luismi dijo...

cuantos más mejor, ea!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Desgarradora visión de la Cigüeña de cómo ve a los humanos, me impacto lo de la mujer de piel morena y los hombres vestidos de naturaleza, cuanta verdad hay en esa escena de tu relato.
Saludos

muxica dijo...

“El ser humano es el ser que más ha destruido su propio entorno, destruyéndose a sí mismo segundo a segundo sin poder siquiera entender la magnitud de esa destrucción, dando así el peor ejemplo a la naturaleza, que cada día imita más el comportamiento de su Hermano mayor llamado Humano…”,

Abrazos de esperanza

Yuria dijo...

Continuando tras la primera parte, qué difícil la vida para las cigüeñas, he aprendido mucho en tus textos, cosas que no sabía de ellas, como la forma de apareamiento, si es que se le puede llamar así *), Pobrecitas.
La poesía de tu amiga mamá es linda, y me ha recordado algunas que tengo guardadas que yo le escribí a mi niña.

Un beso, Pedro, en este invierno fresquito!

Juan Miguel dijo...

Lástima que para ver esta cosas, haya que ser gaviota, ya llegará la hora en que asumamos y hagamos nuestro propio mea culpa.
Es duro reconocer que la maldad es algo intrínseco y no extrínseco, en todo caso de los dos lados al mismo tiempo.
Saludos

el piano huérfano dijo...

No pares los capitulos cuanto mas seas es mejor, la naturaleza lleva el secreto del ser humano

un abrazo

tia elsa dijo...

Me atrapan tus relatos, sabes, creo com tu que el ser humano es despreciable, trato de ser algo mejorl, respetando el medio ambiente, a todas las criaturas y enseñando a mi prole a cuidar y acuidarse, quízás con el tiempo mejoremos, besos tía Elsa.

La Gata Coqueta dijo...

Hola Pedro!! paso a darte las gracias por tu visita a la gatera.

Las puertas de mi casa las tienes abiertas para pasar cuando desees.

No me he parado a leerte lo voy hacer en otro momento, puesto que ya se donde estas.

Seguiremos en contacto si tu lo deseas lo dejo en tus manos...

Te deso unas felices fientas de Navidad en compañía de los seres queridas rodeado por su calor y amistad.

Un abrazo y hasta otro momento.

lully desnuda dijo...

Un escrito con profundidad que nos deja reflexionando y hasta tocarnos.

Te abrazo con afecto desde mi alma!

Marinel dijo...

Sin duda nos pondrá en nuestro lugar...pero porque nosotros lo habremos buscado.
Y no me cabe duda de que nos arrepentiremos tarde de esas nuestras hazañas, que en lugar de ayudarnos a crecer, nos va deteriorando como seres humanos al mismo tiempo que hacemos que la naturaleza fenezca con nosotros...
Así somos las personas.
Así somos esos seres incomprendidos por las sabias cigüeñas que poseen la sabiduría de los no tiempos o de los tiempos anteriores.
No dejas títere con cabeza...
Creo comprenderlo hasta el límite y es muy probable que sea quizá por esto, que me sienta acongojada por esa visión cigüeñil que ve mucho más que nuestros propios ojos externos o internos...
Desoladoras algunas partes del relato, precisamente por su certidumbre...
Seguiré al tanto de esa tercera parte.
Besos.

caselo dijo...

Leí las dos partes de este monólogo e incluyo una: en la que dices Basta. Me parece que ella también forma parte de este texto de reflexión profunda y contundente. Todo cuando dices es de una sabiduría que ya quisiera yo tener. Me alegra enormemente leer estas entradas ahora, justo cuando más lo necesitaba. Te felicito mi querido amigo, compañero y hermano. Además te agradezco por lo que encontré hoy aquí que para mi significa una luz de esperanza en estas épocas. Un fuerte abrazo

Carlos Eduardo

lys dijo...

Es que las cigüeñas lo ven todo a vista de pájaro, y ver a Distancia da mucha sabiduría. Me ha gustado saber como razona una cigüeña a la vista de una patera. El tiempo es poco, pero tus post son muy interesantes.

Un saludo para los dos futuros.

Frabisa dijo...

Me encantan las cigueñas, desde siempre me han atraído. Supongo que las fábulas que se han escrito sobre ellas, ha ayudado mucho.

Cuando voy de viaje y paso por pueblos en los que forman sus grandes nidos siempre me quedo impresionada.

Gracias por darme a conocer tantos datos de ellas que no sabía.

un beso

Sibyla dijo...

Las cigüeñas, junto con las gaviotas, son mis aves favoritas.
Muy interesantes las reflexiones que haces a través de los ojos de esas aves migratorias.

Siempre me deleitaron las chimeneas y campanarios donde construyen sus nidos.

Un abrazo Pedro:)

SOMMER dijo...

Pero bueno Pedro ¿en serio las cigueñas piensan tanto?...
Joder, en qué nos estamos convirtiendo....

Abrazos amigo.

kukilin dijo...

Yo creo fervientemente en la sabiduría de la madre tierra, si no fuera de este modo, hace rato que hubiesemos desaparecido del planeta con tanto daño que le hemos causado.
Un magnifico postulo querido Pedro.

Un muy fuerte abrazo. ♥

Maria dijo...

Ay! no sé. La madre naturaleza en su sabiduría ¿quien sabe? quizás nos lleve a descubrir nuevos planetas en los que vivir cuando nos hayamos cargado este... O tal vez es que a estas horas me pongo pesimista. No sé, el caso es que al parecer la humanidad está en crisis.
Saludos Pedro, me alegra poder volver a pasearme por aqui de nuevo.

REIKIJAI dijo...

... Pedro, es muy bueno ... si debe continuar. Se necesita de estos relatos ... Te dejo Un Beso. Silvi.

Alicia María Abatilli dijo...

El continurá... tuyo es una promesa esperada, muy esperada.
Es excelente este post, Pedro.
Me gusta descubrir que al expresarte expones tu auténtico sentir.
Un abrazo
Alicia

SilviaE.D. dijo...

Hola Pedro!
No había leído esta parte, realmente es así, los humanos estamos siempre mirando hacia otro lado en lugar de dejar hablar a la Naturaleza.
Acá en Argentina hay un programa sobre animales y su titulo es ..."Portese bien...sea animal" y realmente es así, si observáramos a los animales aprenderíamos mucho.
Un beso!

Estrella del mar dijo...

desde MI ARGENTINA....



Nuevo año




Nació inflado por tus sueños,

aquellos que no lograste aún,

generoso su tiempo

lo está labrando.


En su ruleta

vendrán todos los ensueños,

aportando sus esperanzas

para acertar.


Cuando a cada minuto

tira tu suerte

si te ve con fortaleza

ganarás siempre.



Si en el tapete

estás esperando positiva

otra vez acertarás.

La bola siempre parará

en tu número si es

verde como las esperanzas

o rojo de pasión.


La vida es así

una bola que rueda

en la ruleta

y este año naciendo

ganarán sólo los que tienen

la fuerza de un huracán

la dulzura de un pétalo de rosa,

la entereza que sólo Jesús te da...








unamos las manos por la pazzzzz

Se acordaron de mí: