Declaración de Guerra

lunes, 17 de septiembre de 2007

Me llamo Pedro Andrés Estudillo Butrón, soy ciudadano del mundo, hijo de Adán y de Eva, y declaro la guerra abiertamente a todas las multinacionales del mundo.
Al igual que en otros tiempos sembraron el terror por el mundo ambiciosos emperadores, dictadores totalitarios, fanatismos religiosos con su Santa Inquisición al frente (no sé por qué lo de “Santa”) o ejércitos de bárbaros descontrolados, por mencionar algunos, en la época en la que nos ha tocado vivir, son las multinacionales las que constituyen la reencarnación del mismísimo Satanás.
Pero todos los anteriormente mencionados juntos no tendrían nada que hacer con el mortífero monstruo que se cierne sobre nuestras cabezas en estos días, ya que, el alcance de esta máquina infernal es a nivel mundial, a diferencia de los aparecidos en otras edades, los cuales sólo podían atacar a unos cuantos desgraciados esparcidos por algún rincón concreto del planeta. En nuestros días, gracias a (o por culpa de) los fabulosos avances en las telecomunicaciones y la tecnología, los poderosos y maléficos tentáculos de las multinacionales llegan hasta los más recónditos lugares de este precioso mundo que habitamos. No hay escapatoria, no tenemos a dónde huir; ¿o sí?
Si no podemos salir del planeta para escapar de tan terrible amenaza, tan sólo nos queda una opción: luchar. David derrotó al gigante Goliat, los griegos vencieron al poderoso ejército persa en la batalla de Salamina, los Hunos de Atila pusieron en jaque al todopoderoso imperio romano, al igual que el cartaginés Aníbal, después de realizar la hazaña de cruzar toda la península ibérica, los Pirineos y los Alpes con todo su ejército. Ahora ha llegado nuestro momento. Debemos plantarle cara al enemigo si no queremos que el mal se extienda irremediablemente por todo el planeta. Si nos rendimos ahora, acabaremos como tantos otros ya lo han hecho, muertos en vida, vagando como zombis invisibles en oscuras y monótonas existencias, sin presente ni futuro que merezca la pena, sin posibilidad de escape, esclavos de la peor de las miserias en las que se puede caer: la del aburrimiento y la esclavitud consentida. Inmersos en un insulso mundo de hipotecas, préstamos a bajo interés, móviles de última generación, grandes automóviles todoterrenos, televisores de pantalla plana, últimas rebajas, moda a precio de saldo, líneas ADSL´s, obligatorias fiestas de cumpleaños, de despedidas de solteros, de bautizos, de Navidad..., preasignados días de los enamorados, de las madres, de los padres, del tío abuelo..., paseos al centro comercial más próximo (o más lejano), minivacaciones en la atestada playa, colección de películas y CD´s piratas que nunca utilizaremos, falsas reuniones familiares donde debemos aparentar la más absoluta felicidad, formidables planes de pensiones, superseguros fondos bancarios de renta libre... Y vuelta a empezar de nuevo. ¡Manipulación, manipulación y más manipulación!
Quince de mis más vitales años he ofrecido a uno de estos pérfidos monstruos surgidos del profundo abismo de la globalización, por eso los conozco bien, sé cómo piensan, cómo actúan, de qué se alimentan. No tienen compasión, actúan impunemente, protegidos y amparados por el vil sistema que ellos mismos han creado y que mantienen a costa del pobre ciudadano. Cuando te atrapan es difícil escapar, te devoran poco a poco, acaban con tu vida, con la de tus hijos, tus seres queridos, lo destruyen todo a su paso; si caes en sus miserables garras, no tienes salvación.
Desde mi trinchera oculta entre la maraña de la red cibernética, grito ¡SOCORRO!, solicito tu ayuda, tu compromiso para con la causa. Podremos ser pocos, pero nuestra voluntad es fuerte y nuestra motivación surge de la razón; además, el enemigo es ingenuo, está distraído y es cobarde. Si el hombre es un lobo para el hombre, seamos nosotros zorros, astutos y vigilantes.
La mayor y más importante arma utilizada por nuestro común enemigo es la manipulación; si queremos vencerle, tenemos que intentar por todos los medios posibles anularla. Estas son nuestras armas, tómalas y lucha conmigo:
  1. Acude para tu consumo diario a los pequeños comerciantes de tu pueblo o ciudad. Cada vez son menos, por desgracia, pero los pocos que hay te recibirán con los brazos abiertos, te ofrecerán el mejor trato, te darán calidad y total confianza.
  2. Huye de las masas enfervorecidas; éstas son el principal alimento de nuestro insaciable enemigo.
  3. Arroja inmediatamente en la bolsa de reciclar el papel toda la propaganda que te dejen en tu buzón sin tu permiso; no caigas en la tentación de leerlas.
  4. No escuches ni uno solo de los anuncios televisivos; representan una de sus principales armas contra el desprotegido ciudadano.
  5. Olvídate de la política y de los políticos; sólo son herramientas utilizadas por el adversario para despojarnos un poco más de nuestra libertad. Haz como el sabio Diógenes; cuando el poderoso emperador Alejandro Magno le preguntó de qué modo podía servirle, éste le respondió: “Puedes apartarte para no quitarme la luz del sol”. La voz que habla a través de ellos es siempre la del enemigo.
  6. Antes de comprar algo, plantéate en serio si de verdad lo necesitas. No olvides la máxima “No es más rico quien más tiene sino el que menos necesita”; practica el saludable arte del desapego material: serás más feliz (por experiencia). Otro de mis preceptos favoritos es que todos los inventos del hombre, absolutamente todos, son prescindibles. No lo olvides.
  7. No te fíes de las ofertas ni de las gangas; suelen ser otro timo más. La máxima: “Nadie regala nada”, suele ser verdad.
  8. No engroses la deprimente lista de los que acostumbran a sustituir sus bienes a las primeras de cambio (móviles, automóviles, viviendas, ordenadores, etc.). Recapacita bien sobre la auténtica utilidad que le das a tus artilugios. El enemigo es un experto en crearnos necesidades absurdas.
  9. No contrates nada por teléfono; es más, ni siquiera pierdas tu tiempo escuchando a un desconocido que te llama sin tu consentimiento para ofrecerte algo que no has pedido.
  10. Utiliza todos los servicios públicos que estén a tu alcance; son tuyos (como ejemplo, este blog lo publico desde la biblioteca municipal de mi localidad).
  11. No consumas alimentos precocinados, sólo conseguirás envenenarte poco a poco. Intenta alimentarte con productos naturales y del tiempo, aunque requiera más esfuerzo; quién algo quiere, algo le cuesta.
  12. Organiza tu tiempo de manera que cada cosa que hagas en cada momento, tenga una utilidad concreta, y procura no salirte de ahí. El tiempo es lo único que no se puede recuperar jamás, una vez que se pierde; no se lo entregues tontamente al adversario. Recuerda que actividades como el descanso, la relajación, la reflexión o la meditación, no son ninguna pérdida de tiempo.
  13. Olvídate de las modas; hay un refrán que las define estupendamente: “Cuando un tonto coge un carril, o se acaba el carril o se llena el carril de tontos”. No seas uno de esos tontos, y de paso le darás una buena estocada al adversario, que se lucra con ellos.
  14. No te inscribas en ninguna asociación, sindicato, club, organización, etc. Los carnés sólo sirven para esclavizarte un poco más (si estás pensando en las ONG´s, tampoco es necesario un carné en el bolsillo para hacer el bien).
  15. No te “enganches” a programas o series de televisión (mi consejo es evitar empezar a verlos desde el principio), ni te conviertas en un forofo del deporte de moda; es otra de las estratagemas usadas por el enemigo para anular nuestra voluntad, y con ella, nuestra libertad. Nuestra principal arma es una mente lúcida y libre; que nadie ni nada te la arrebate.
  16. No seas prosélito ni acólito de nada ni de nadie (mucho menos de mí). Que sea tu sentido común el que gobierne tu vida. La capacidad de razonar es lo que nos diferencia de los animales, si no la utilizas serás más parecido a un cordero que a una persona.
  17. Aprende a disfrutar de las cosas sencillas y cotidianas. Hay muchas actividades interesantes que se pueden realizar sin necesidad de estar ganando o gastando dinero.
  18. Las leyes se pueden infringir, pero nunca las normas de la buena conducta; no confundas a tu prójimo con el sistema que lo envuelve. Recuerda que somos guerreros, no soldados ni bárbaros.

    Admito propuestas y consejos. Me considero uno de los escasos y privilegiados seres humanos del mundo que son capaces de aprender por cabeza ajena. No pretendo convertirme en ningún líder ni cabeza visible de nada; nuestro ejército no necesita jefes, nosotros somos inteligentes.
    BUEN COMBATE, AMIGO.

8 Consejos, saludos, propuestas...:

doncel dijo...

18 razonamientos, que son sin lugar adudas las mejores armas para vencer la manipulación del sistema. Muy inteligentes todo lo que dice en este artículo.
Pedro, he leído que vas por la biblioteca mucipal. Si ves a Manuel Meléndez, dale un abrazo de mi parte.
Hasta siempre.Antonio

Ariadna dijo...

Hola Pedro,

Muchas gracias por tu comentario, me alegró el día!!
A veces es necesario ver todo esto por escrito para darse cuenta de lo que nos dejamos arrastrar por los otros...Ya si eres mujer ni te cuento: Debes ser una ejecutiva agresiva, una fiera en la cama, hacer deporte, ser una madre ejemplar, pesar 50 kilos, no tener ni una arruga y por supuesto conseguir a un superhombre y renovar tu armario al completo cada temporada. Si no cumples cualquiera de estas cosignas, no vales NADA.

Eso sí prohibido pensar, no está bien visto

Un abrazo y gracias por tus reflexiones

Navi dijo...

El consumismo que ha venido atacado a occidente desde hace un buen rato sin duda ha crecido al grado de salirse de control, sin embargo, a pesar de sonar demasiado consumista, agradezco bastante el poder usar el auto que uso para ir a trabajar y a la escuela, agradesco el carnet del gimnasio asi solo pago una mensualidad y tengo acceso a todo el deportivo, tambien agradesco la publicidad que llegua por correo a casa por que a veces trae descuentos de algo que puedo necesitar, yo creo que el truco esta mas que nada en llevar una buena administracion, como dice el texto, ver el valor real de las cosas que tenemos, el uso y si hay motivo para cambiar/actualizar por uno nuevo, como siempre un post muy bien elaborado, muchas gracias por tu vista a mi blog, que tengas un buen dia!

Negrita dijo...

Gracias por tu visita y el comentario tan halagador..
Espero que en este mundo tan lleno de sorpresas, encuentres amigos tan lindos como los que he tenido la suerte de conocer.
Mundos diferentes y llenos de experiencias de las cuales uno tiene mucho que aprender.

Abrazos
Carola

TurtleRock dijo...

Hola,

Es la primera vez que comento algo de lo que escribes. Te llevo leyendo desde mis 23 años, hará 2 años ya... Casi fui preso del sistema pero siempre fui rebelde, tus textos, sobre todo los ejercicios de relajación y meditación, así cómo las armas "psicológicas" que he aprendido contigo me han servido para sentirme más libre y vivir como quiero y no cómo el mundo se empeña en que tengo que vivir. Muchas gracias.

P.D.: Aquí tienes un guerrrero. El día que el gran apagón informático llegue estaré en la trinchera contigo.

µßio dijo...

Enhorabuena, has hecho un ejercicio de reflexión enorme, estás convencido y dispuesto a actuar en contra del Sistema. Adelante y ... paciencia.
Yo estoy en el mismo bando y he decidido dar lo que tengo y lo que sé y modificar el sistema desde dentro y con sus propias armas con una asociación sin ánimo de lucro. Pretendo vencer sin actuar. Necesitaré mas suerte que tu.

Salud y paciencia.
µßio

amantea dijo...

Estoy de acuerdo contigo, el consumismo nos devora y nosotros nos dejamos devorar por él. Adictos a las compras con dinero de plástico y esclavos de nuestras necesidades superfluas, babeamos ante cualquier chollo que nos pinten como oferta y una vez que lo hemos comprado nos damos cuenta de que no lo necesitabamos. Preocupados por aparentar en esta sociedad en la que nada es lo que parece, lo artificial lo adorna todo. Preocupados por nuestro aspecto, pero no por nuestros valores, principios, cultura o nuestra dignidad que algunos pisotearon o que nosotros dejamos prostituir. Luego reflexionas y piensas tristemente que la dignidad no paga tus facturas, esas que pagan los objetos con los que supliste las necesidades superfluas y esclavas que te atan a un destino que no buscaste, el de los sueños rotos.

Voy Por Más dijo...

Es dificil no formar parte del sistema de consumisión al que casi nos vemos sometidos a diario y con más tentaciones cada vez. Muy buen post, te felicito.

Se acordaron de mí: