El Esclavo

viernes, 17 de octubre de 2008


Tiempo atrás, el esclavo era azotado, humillado y tratado como la peor de las escorias existentes. Transcurrían sus días junto a los perros, su vida valía menos que nada, su única ilusión consistía en sufrir lo menos posible; su mayor anhelo, una muerte apacible. No poseía bienes, el tiempo no le pertenecía, el respeto le era desconocido y el mejor de los dones que podía recibir era un trato apacible. Su condición le era impuesta a la fuerza, por herencia o por la mala suerte de pertenecer al bando perdedor; en nada contribuían sus dotes para las letras, la ciencia, las armas, la política o cualquier otro tipo de saber. La única habilidad que se le exigía era la perfecta sumisión y la disposición inalterable para el duro trabajo. Tal era la vida del esclavo, y nadie se cuestionaba su existencia y utilidad. Eran indiscutiblemente necesarios para el buen desarrollo de cualquier nación, ¿quién si no iba a trabajar en el campo, recoger las cosechas, servir a los señores, arriesgar sus vidas en interminables construcciones descomunales, extraer los minerales necesarios...?
Por entonces no existía duda alguna sobre la posición de cada cual. Mientras el esclavo se arrastraba suplicando por un mendrugo de pan, el señor le pateaba sin contemplaciones y, si tenía a bien, le arrojaba algunas migajas. La vida del esclavo no solía ser demasiado larga, lo cual acortaba su agonía, proporcionándole la muerte prematura el merecido descanso. Era lo que había... y estaba bien.

En la actualidad, el esclavo se levanta temprano, cuando el estridente sonido del despertador le anuncia el comienzo de su jornada. Desde ese preciso momento en el que abandona la realidad de sus remotos e intransferibles sueños, su mente deja de ser libre y pasa a ser propiedad indiscutible del Señor que la haya entrenado para su uso personal. Ya no es azotado ni golpeado brutalmente, ahora se le domestica desde el mismo día de su nacimiento para que su sumisión sea total, pacífica y consentida, como siempre se ha hecho con cualquier animal doméstico: trabajo a cambio de comida, techo y pequeños placeres engañosos.
Pero el hombre ha llegado a ser más inteligente que el animal, así que los medios para lograr este sometimiento incondicionado han tenido que avanzar también en la misma proporción, siendo ahora más sutiles e imperceptibles de lo que nunca han sido; ya no basta el mendrugo de pan. El infernal despertador tan sólo es uno de los muchos aparatos inventados por los poderosos para tener al esclavo en su mano cuando lo desee. Existen otros muchos más sofisticados y eficaces, como la televisión, la radio, los periódicos, las escuelas o las actividades de ocio, con su tremendo poder de sugestión y absorción.
Pero el mayor y más inteligente de todos estos inventos es sin duda alguna el dinero. Pagarle un sueldo al esclavo para luego exigírselo con intereses para que éste pueda ejercer cualquiera de sus “derechos” con “libertad”, es de una genialidad sin precedentes en el mundo. Cierto que también es la única forma que tiene el esclavo de dejar de serlo para convertirse en Señor, o para subir algún peldaño en la jerarquía, ya que también hay esclavos de primera, de segunda y de tercera, pero precisamente ahí radica su originalidad tan excepcional. Porque aun cambiando de condición, siempre continuará siendo esclavo del mismo dinero que lo ha encumbrado; sencillamente perfecto.
El dinero, junto con el adoctrinamiento previo del esclavo para inculcarle el deseo inamovible de convertirse en Señor, son las mejores armas con las que cuentan los señores de la actualidad para seguir disponiendo hasta el infinito de un ejercito de esclavos sumisos, obedientes y disponibles a toda hora, para cualquier fin que ellos tengan a bien, siempre con las miras de aumentar más y más su poder y grandeza.
Y para ello, estos señores conocen a la perfección los entresijos mentales que gobiernan los actos del esclavo: su insaciable sed de poder, el deseo irrefrenable de placer ilimitado, la ira y la envidia que le mueven a cometer las acciones más viles e indignas por igualarse al vecino o por someter a todo el que es diferente. Todo ello es explotado hasta la saciedad con el único objetivo de mantener a las hordas de esclavos subyugadas y resignadas a su condición de esclavitud. Incluso el alargamiento de la vida y su mejor calidad es aprovechado convenientemente para que el esclavo sea más productivo y eficiente, lo cual da que pensar y sospechar.

Porque, ciertamente, el esclavo ha mejorado mucho su calidad de vida a lo largo del tiempo... pero aún queda mucho trabajo por delante hasta acabar del todo con la perniciosa esclavitud... si es que ello es posible. Porque se me ocurre que quizás sea condición indispensable para la existencia humana la presencia de amos y servidores, ya que siempre habrá mucho trabajo por hacer y pocos que quieran hacerlo.

Por todo lo expuesto, lo único que se me ocurre para abandonar de una vez por todas esta miserable condición de esclavitud, es aprender a vivir de forma sencilla, con las menores necesidades posibles, siendo autosuficientes y alejándonos del voraz consumismo que nos sumerge hasta el cuello en el infierno de la podredumbre desde el que se sustenta el puesto de poder del amo. La lucha por la libertad es la única batalla que se me antoja justa y necesaria, y creo que tampoco es tan difícil ganarla, ya que se puede ser más libre estando encerrado en la más sombría prisión del lugar más alejado y olvidado de la Tierra, que viviendo en una suntuosa mansión rodeado de todos los lujos y placeres creados por el hombre. Porque, mientras te dejen pensar libremente, podrás ser libre. Sólo así se podrá derribar la tortuosa barrera de la educación impuesta y del modo de vida establecido por otros, para poder dar rienda suelta al divino libre albedrío, con el que aún no han podido. No sabemos el tiempo que tardarán en hallar el modo de hacerlo.

La Libertad es la única forma de vida digna, por ello, SÉ LIBRE, aunque tengas que comportarte como un esclavo ante los demás (¡qué sabrán ellos!).

41 Consejos, saludos, propuestas...:

REIKIJAI dijo...

la sociedad de consumo y del marketing en su conjunto es una promesa de placeres inmediatos, en donde el riesgo y el compromiso quedan postergados. Es la Era del 'señorito satisfecho' del que hablaba Ortega y Gasset. Es decir, una mentalidad que nos lleva a valorar la parte más placentera y lúdica de la vida y el amor, por encima de cualquier otra faceta de las relaciones, como son la intimidad espiritual, la generosidad o el mismo compromiso.
"Ortega y Gasset escribió en 1929 La rebelión de las masas. En
esta obra sostiene que para mantener el nivel de producción es
imprescindible la existencia de una gran masa de consumidores. La creciente población consumidora accede, con el tiempo, a todos los espacios que antes estaban reservados a las élites. La masa va reclamando unos derechos que no se le pueden negar, en virtud de su acceso al consumo".

Me queda por decir que debemos luchar por ser LIBRES ... y no esclavos del consumismo ... ¡!! ... NO ... ¿??

Natacha dijo...

Pedro me ha encantado tu escrito... Todos estamos sometidos a éste régimen y borágine que nos engulle y es muy dificil salir de ella.
La verdad es que yo me "Escapo" mentalmente infinidad de veces, y no necesito nada para hacerlo, tan solo mi voluntad, ni maleta, ni dinero. Además, nadie puede ponerle barrotes a eso...
Un texto muy interesante.
Gracias por ser mi amigo.
Natacha.

Hada Saltarina dijo...

En muchas ocasiones, en trabajos distintos me sentí así; pero era porque se trataba de trabajos que no tenían ningún significado para mí. No se trata de que uno no quiera trabajar; se trata de que ese trabajo "signifique algo". Cuando encuentras el significado todo es más fácil.

Ejercer la libertad he visto que suele ser difícil, pero no necesariamente por el "amo" (empleador); sino, para mi enorme sorpresa, muchas veces por la actitud de los demas "esclavos" (compañeros). A veces es el esclavo el que se pone a sí mismo las cadenas; no nos olvidemos.

Un abrazo

M. Jose dijo...

Llevas razón Pedro, tambié depende de cada uno...
La libertad es mucho más de lo que se dice o se cree...
Un abrazo y feliz fin de semana
MJ

genialsiempre dijo...

Lo has definido muy bien Pedro. La esclavitud es el dinero, ahora hace falta profundizar en el concepto libertad. Te animo a Hacerlo pues me gusta la línea que has seguido.
Un abrazo,

Jose Maria

Bacdiras dijo...

Hola Pedro!
Cuando comencé a leer las características del esclavo estaba pensando justamente en lo que habías escrito después, sin saberlo.
Realmente como dice Hada, a veces no sólo depende del "amo", sino del resto de los esclavos, que cuando ven una actitud diferente, la cuestionan; y pienso que a veces es porque en el fondo, su modo de actuar, del que no están muy seguros, se ve en peligro cuando hay alguen que con sólo una actitud diferente cuestiona su modo de vida servil y temeroso.
Muchas veces tenemos que hacer de esclavos, eso sí intentemos serlo lo imprescindible, para envilecer nuestras vidas lo menos posible.
Algo complicado, pero en fin...
Muchas gracias por un texto tan necesario.
Un besillo.

Comandante von Diviesoff dijo...

Lo terrible de todo esto es que la esclavitud desaparecio precisamente porque esta es mucho mas efectiva y barata para los amos.
Es algo que tenia en mente Lincoln cuando emprendio su sangrienta guerra. El benefico Lincoln, menudo hij....

el escríba dijo...

No se puede poseer a nadie,ni siquiera de parentesco,pienso que la esclavitud es vanidad.un saludo amigo!

alvaeno dijo...

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA EL PODER
GH.
este eslogan es el que los señores de la guerra,los amos y los que manejan el poder,predican bajo la consigna, falsa, de la democracia.

juan carlos dijo...

me ha encantado mi querido pedro:

a titulo de aporte nada mas. Considero que el dinero no es la unica esclavitud. Somos esclavos de los habitos y costumbres. Esclavitud introyectada y masificadora, generadora de toda forma de mediocridad, espiritual, mental y emocional.

un abrazo para ti
y SEAMOS LIBRES.

juank

Juan Miguel dijo...

Poco puedo decir, está muy ordenadito todo, y lo que añadiría a mi parecer, es la que tiene la supremacía de las prisiones muy por sobre el dinero, "la prisión de la conciencia" mientras se permanezca en ella todos los otros intentos de liberación serán vanos.
Un cordial saludo.

AnyGlo dijo...

Esclavos y señores al mismo tiempo...

Darse cuenta e intentar poner remedio a lo que nos esclaviza es estar en el camino correcto.

Un saludo!!!!

Maria Jesús dijo...

Yo también opino que un estilo de vida sencillo es el mejor remedio para alcanzar la libertad y la felicidad porque te libera del hecho de estar sometido a nesidades materiales que te esclavizan, te dominan y te hacen vivir dependiendo de la imagen externa que los demás perciben de ti. Ante todo, la autenticidad, y la libertad por encima de todo, Pedro.

josé dijo...

Cómo no regresar cada vez a lo del amigo Pedro, que para mi es refrescar los sentimientos más profundos. Estos conceptos creo, vienen conmigo desde la cuna y son heredados de los genes de mi extrañado viejo que en esto tenía las cosas bien claras. Siempre es bueno leerte amigo hermano y celebro haberte conocido, no importa si ya lo he dicho.

los pensadores dijo...

Concuerdo con natacha nadie puede ponerle barrotes a nuestra mente porque nacimos libres para pensar...muy buen post y muy cierto...

un abrazo..

Josep Lluís dijo...

Ya lo decía forges:

Soy libre...
... puedo elegir el banco que me exprima; la cadena de televisión que me embrutezca;la petrolera que me esquilme; la comida que me envenene; la red telefonica que me time; el informador que me desinforme; y la opción política que me desilusione.

Insisto: soy libre.

Godiva dijo...

La verdad que coincido mucho con tu reflexión. Ciertamente el esclavo existe en la actualidad, pero no podemos ver que es lo que pasa con nosotros.
Muy ilustrativa la imagen jaja
Nati

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Hola Pedro!. Interesante y profunda reflexión, como siempre ya sabes es un placer para mi leerte y aprender. Te dejo un gran abrazo!

lully desnuda dijo...

Me estremezco con la genialidad de tu entrada y sí, creéme que somos esclavos y que siempre lo he sabido. Sniff.

Abrazame, te abrazo!

Sibyla dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, seamos autosuficientes, y no caigamos en el consumismo, para no ser esclavos de nadie, ni siquiera del poderoso caballero "Don Dinero".

Un abrazo Pedro:)

ALyCie dijo...

Abundando en el comentario de Josep Lluís. El sitema del capital, es tan perverso, que adoctrinamos a nuestro hijos, para entregarles al sistema.
Nuestra labor de padres y educadores debe ser enseñarles a pensar en libertad y advertirles, que pensar bien pensado es bueno.
Son los malos pensamientos lo que nos hace daño, no el pensar.
Un abrazo de felicitación por tu entrada.

Graciela dijo...

mi amigo en algún momento, nuestras cabezas tienen que hacer un click...hoy es el Día de la Madre aquí, te robé la entrada que hiciste para tu mamá...ahí también haces una bella reflexión.
Otra forma de esclavitud, son las religiones, las que de chico/a van imponiendo en nuestro cerebro lo que es malo, lo que es bueno, el pecado...en mis trabajos he disfrutado, nunca pisoteando cabezas de mi compañeros, adonde quieres llegar???...en la vida creo uno debe ser así...en el libro el Hombre Light también podrás descubrir ésto...besitos y abrazos!!!

Alma dijo...

Qué razón tienes amigo!!


Besos salados

Graciela dijo...

Un post para reflexionar y mucho..muy bueno Amigo!!! Te dejo un cariñoso abrazo!!

Juan Miguel dijo...

He vuelto, porque me ha quedado dando vueltas, la entrada en su contexto y me parece que admite una distinción, necesaria de hacer, se es esclavo y también prisionero del dinero, el que no es esclavo, si es prisionero, te puedes inventar un caso de laboratorio para encontrar a alguien libre o casos históricos pero en términos más extendidos casi no hay y si tienes familia menos siempre se depende de otros y en ese sentido está muy arraigado en nuestra conciencia.

Se puede usar el trueque como remplazo, pero hace falta algo para intercambiar, en fin es dificil, casi imposible liberarse de esta endémica creación oscura, en esto momento no me siento esclavo del dinero, pero si prisionero del, tendría que haber un cambio como el señalado en las profecías mayas, para ver una situación distinta, por ahora seguirá siendo parte del objetivo primero, nuestra liberación.
Otro abrazo

Yuria dijo...

El esclavo.... ahora lo es de internet y otras tecnologías.Es la cultura del "clic": esto quiero, esto tengo.

Runas dijo...

Me quedo con el final, ser libre aunque tengas que comportarte como un esclavo ante los demas, eso digo yo !que sabran ellos!!. Un beso

Sill Scaroni dijo...

La esclavitud no es es solo el dinero pero principalmente es la opresión del hombre por el hombre.

Muy interesante tu texto.

Buena semana.
Sill

Frabisa dijo...

No asemejaría los antiguos esclavos a una persona de hoy día por la simple coincidencia de una jornada laboral. La esclavitud fue una lacra tremendísima y no quiero pensar en que seamos tan imbéciles como para retroceder tanto en los logros conseguidos.

Trabajar para vivir,dignifica a la persona. El problema a veces está, como bien dices, en dejarse llevar por el consumismo.

saludos

Sara dijo...

Es cierto, solo uno mismo sabe como es de libre o de esclavo.
Un beso.

M@R dijo...

AUN LA ESCLAVITUD EXISTE,,,
DE MUCHAS MANERAS,,,
ESCLAVOS DEL TIEMPO, DE UN AMOR, DEL TRABAJO, ESCLAVO DE UNA U OTRA FORMA,,,
HASTA ESCLAVOS DE NOSOTROS MISMOS,,,

ABRAZOS,,,

Eulogio dijo...

Aunque parezca exagerado el post no creo que lo sea demasiado.

MIGUEL ANGEL Y CARMEN dijo...

Hola Pedro,tienes toda la razon...
Quisiera preguntarte que ha ocurrido, por que no os han dado cita todavia en el DA?... nosotros entramos casi de los ultimos y tenemos cita el dia 2/12 siento que no os la hayan dado vosotros todavia pero ya seguro que os la dan enseguida... suerte.

Cecilia dijo...

La esclavitud más terrible es la que deja al ser humano sin opciones, la que deja al hombre privado de sus capacidades de pensar y de sentir; tu reflexión nos acerca a la forma de luchar contra ella, me pareció sumamente interesante! Abrazo.

Neurotransmisores dijo...

Los esclavos sabían quien era el amo. Los trabajadores no lo sabemos, solo sabemos quien es nuestro jefe que as a vez es esclavo de su jefe y así sucesivamente. Actualmente no existe la relación amo-esclavo que había antiguamente.

el piano huérfano dijo...

LLevas tanta razón que me da pena de verme tan esclava, si, nosotros hemos creado la trampa y nosotros nos esclavamos, el ser humano lo ha hecho con el tiempo,porque nacer hemos libres.

un beso con todo mi cariño
espero que yo algun dia dejaré de ser esclava de mi pasado.

naturline dijo...

Fantásticas ilustraciones, enhorabuena me gusto mucho su blog muy buen gusto.
Fantásticos textos enganchan,disfrute mucho con su blog saludos.

Maru dijo...

Paso rapidito a dejarte un beso.
Ya volveré con más calma.

saludos

M. Jose dijo...

Te vuelvo a leer y me quedo pensando..¿donde está la libertad Pedro??
Te aseguro que en esta vida, no...
puedes renunciar a no seguir ciertas normas de la sociedad...pero...es muy díficil...sabes??
interiormente siempre estaremos luchando con nosotros mismos por eso...no te estoy diciendo esto con rabia...no, te lo digo con una gran pena y dolor...por lo menos ese es mi estado en este momento...en el que quizás tengo que tomar alguna decisión que no me gusta y le estoy dando demasidas vueltas...y mientras estoy tratando de aclarar, navegando he llegado hasta tu blog...casualidad?? no, seguro...tal vez es lo que necesito y posiblemente me ayude...
Perdona, pero me temo que me estoy provechando de ti y divago un poco...
Te abrazo Pedro
MJ

SUSANA dijo...

Chapeau, Pedro!

Me ha encantado este Post! Demás decirte que suscribo a todas y cada una de tus palabras!

Es difícil sustraerse de la influencia del Dios Dinero, que maneja nuestras vidas, nuestra consciencia y que tanto sabe del "lado oscuro" del hombre...y por saber, lo esclaviza.

Te cuento que he mirado y miro con bastante cariño el "tonel" de Diógenes.

Recibí mi Abrazo y Agradecimiento por este excelente relato!

Leandro Sabogal dijo...

tu blog es denso e interesante...por eso me atreví a colgarlo en el blog del grupo de poetas al que pertenesco e impulso (y que además está en construcción)

http://grupofacebookpoetaslocos.blogspot.com/

...para que así encontremos otras formas de ver la vida.

Se acordaron de mí: