Sabiduría para la Paz

jueves, 8 de enero de 2009


¡Casi nada, la paz mundial! Aquí me he colado, pensarán ustedes. Pero no me juzguen severamente antes de oír (o leer) lo que tengo que decir al respecto. ¿Por qué incluyo este capítulo arriesgándome a parecer presuntuoso y exagerado? Cuando se le pide un deseo a alguien de forma general, casi todo el mundo pensamos en lo mismo: la paz mundial. Por supuesto que todos creemos que esto es algo descabellado e imposible (yo incluido), pero sin embargo no nos impide que sigamos deseándolo fervientemente. Por eso precisamente me gustaría hablar sobre ello; ya que es algo que a todo el mundo nos interesa y porque la única forma de acercarnos a ese deseo es a través de la sabiduría.
¿Por qué solemos ver la paz mundial como algo lejano e imposible? Muy sencillo, porque casi todo el mundo cree que es algo que sólo compete a los gobiernos, organismos oficiales, ejércitos y demás organizaciones que trabajan exclusivamente para este fin. Ese es el error que todos cometemos y por el cual es tan difícil de lograr la tan ansiada paz.

Para que haya paz en el mundo,
es necesario que las naciones vivan en paz.
Para que haya paz entre las naciones,
las ciudades no deben levantarse una contra otra.
Para que haya paz en las ciudades,
los vecinos deben entenderse.
Para que haya paz entre los vecinos,
hace falta que reine la armonía en el hogar.
Para que haya paz en casa,
hay que encontrarla en el corazón de cada uno
.”

Esta es una de mis citas favoritas, pertenece al creador del taoísmo chino Lao Tse. Resume perfectamente la idea que trato de transmitir. Si realmente se desea la paz, primero hay que buscarla en nuestro interior y en nuestro entorno. Ustedes pensarán que muy poco pueden hacer para evitar que se peleen israelitas y palestinos, por ejemplo, y tienen razón, eso les pilla lejos. Pero piensen que lo que ahora está ocurriendo allí y en otros muchos países, cualquier día puede ocurrir aquí, en el nuestro, como de hecho ya ha pasado en otros tiempos, y la única forma de evitarlo está en cada uno de nosotros. Recuerden las palabras de John Lennon: “¿Qué ocurriría si estallase una guerra y nadie va?”, o algo parecido.
Además, una guerra no tiene porqué ser sólo a base de bombas, tanques, soldados y aviones; la proliferación de la violencia callejera, la falta de seguridad en las ciudades, el fanatismo religioso y político, el aumento de los accidentes de tráfico, el vandalismo en los acontecimientos deportivos, el racismo y la xenofobia, etcétera. En definitiva, cualquier acto que viole la armonía entre ciudadanos se podría considerar como un acto de guerra, ya que éstos provocan miles de muertes y daños, tanto físicos como materiales, todos los años en cualquier país, independientemente del grado de desarrollo de éste.
Y no me podrán decir que no está en sus manos el evitar muchas de estas acciones que acabo de mencionar. El pacifista indio Prem Rawat lo define de la siguiente forma:
No es el mundo lo que hay que arreglar, sino las personas. En el momento en que cada ser humano esté en paz interiormente, habrá paz en el mundo.
La paz, la alegría y la auténtica felicidad no existen para que pensemos sobre ellas, sino para que las sintamos. Creemos que necesitamos una explicación de lo que es la paz, pero la paz no se puede explicar; sólo se puede sentir.
Las sociedades no tienen paz. Las sociedades no existen, como tampoco existen los gobiernos; sólo existe la persona. La paz es algo sencillo, algo que debe sentir cada individuo. Cuando olvidamos el significado de estar en paz y nos limitamos a aferrarnos a las fórmulas para lograrla, surgen los problemas.
La paz y la felicidad son inherente a nosotros mismos y, cuanto más intentamos provocarlas, más nos alejamos de ellas
.”
Todo esto pueden parecer palabras muy bonitas pero a la hora de la verdad ustedes se preguntarán ¿y qué puedo hacer yo como individuo para que en el mundo se viva mejor? Es fácil, nadie les pide que hagan nada del otro mundo, simplemente que actúen de forma correcta en todo momento: ¿Han intentado hablar con el vecino cuando éste pone la radio muy fuerte en vez de contraatacar subiendo el volumen de la televisión?; puede que se lleven una sorpresa muy reconfortante. Les invito también a probar la sensación tan agradable que se experimenta cuando nos subimos en nuestro automóvil y nos proponemos respetar todas las señales de tráfico, sin importarnos lo que piensen los demás conductores, sin ponernos nerviosos cuando nos encontramos en medio de un atasco, el cual, seguramente, no habrá sido provocado por nadie en particular deliberadamente, y que tampoco podremos solucionar tocando el claxon o insultando a los conductores que nos preceden. Les animo a que se pongan en el lugar de la otra persona antes de criticarla, insultarla o hablar sobre ella sin que esté presente. Prueben también a pensar que su jefe sólo hace su trabajo cuando les llama la atención y que, si ustedes hicieran el suyo correctamente, seguramente no tendrían por qué enfrentarse. Conciénciense en que las palabras de por sí no tienen por qué hacer daño si uno no quiere. Intenten darle una limosna al anciano indigente que se encuentran todos los días cuando van al trabajo; a ustedes no les costará nada y verán lo contento que se pone él. Antes de decir una mentira, piensen en las consecuencias que podría acarrearles a ustedes o a otra persona.
Son sólo algunos ejemplos, seguro que a ustedes se les ocurrirán muchos más, de situaciones en las que nos vemos envueltos todos los días y que pueden romper la armonía y la paz en cualquier momento; tengan en cuenta también que dos no discuten si uno no quiere.
En la mayoría de las ocasiones, para que las cosas funcionen mejor, evitándose muchos problemas, no es necesario ser amables, ni educados, ni solidarios, ni siquiera «buena gente», sólo basta con algo muy sencillo: cumplir las leyes establecidas. Tan fácil y tan difícil al mismo tiempo. Evidentemente, con educación, solidaridad y empatía todo iría mucho mejor, es más, no serían necesarias ni las leyes, pero claro, esto si que es una utopía. Como decía Aristóteles: “Cuando los hombre se aman unos a otros, no es necesaria la justicia. No hay nada más justo en el mundo que la justicia que se inspira en la benevolencia y en la afección”.
Lo cierto es que en esta sociedad lo que prevalece es todo lo contrario: incumplir la mayoría de leyes posibles. Nadie va por ahí presumiendo de haber hecho un viaje en coche de mil kilómetros sin sobrepasar en ningún momento los límites de velocidad, sin embargo, de lo contrario estoy seguro de que todos conoceremos algún caso; y aunque nosotros no lo hagamos directamente, nos convertimos en cómplices cuando le reímos la gracia a quien sí lo hace en vez de reprenderle.
Si lo prefieren pueden pensar que el actuar correctamente es una acción puramente egoísta, ya que los primeros beneficiados vamos a ser nosotros mismos. No hay mayor felicidad que vivir entre gentes felices. Ya nos lo decía también Aristóteles:
Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la gloria y a la felicidad. Si los placeres del vulgo son tan diferentes y tan opuestos entre sí es porque no son, por su naturaleza, verdaderos placeres. Las almas cultas, que aman lo bello, sólo gustan de los placeres que por su naturaleza son placeres verdaderos, y lo son tales todas las acciones conformes a la virtud, que agradan a estos corazones bien nacidos, y les agradan únicamente por sí mismas. El que no encuentra placer en las acciones virtuosas no es verdaderamente virtuoso.”
O también:
Si todos los hombre luchasen únicamente por la virtud y dirigieran siempre sus esfuerzos a practicarla, la comunidad entera vería en conjunto todas sus necesidades satisfechas; y cada individuo en particular poseería el mayor de los bienes, puesto que la virtud es el más precioso de todos. Se llegaría a deducir esta doble consecuencia: de una parte, que el hombre de bien debe ser egoísta, porque haciendo el bien resultará a la vez un gran provecho personal y servirá al mismo tiempo a los demás; y de otra, que el hombre malo no es egoísta, porque sólo conseguirá perjudicarse a sí y dañar al prójimo, siguiendo sus malas pasiones. Toda inteligencia escoge siempre lo que es mejor para ella, y el hombre de bien sólo obedece a la inteligencia y a la razón.”
Después de esto podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que es de persona inteligente el actuar correctamente en todo momento, buscando, no sólo el bien de los demás, sino también, y sobretodo, el suyo propio. Piensen en esto a la hora de hacer la declaración de Hacienda, cuando conducen su vehículo, en el trabajo, cuando discuten con su pareja o amigos, a la hora de hablarles a sus hijos, cuando salen a la calle y se enfrentan con los desconocidos y, en general, en todos los momentos de sus vidas.
Otra cosa importante a tener en cuenta es que el Bien y el Mal se encuentran presentes en cada uno de nosotros en todo momento. Cualquiera de nosotros podría convertirse en determinadas circunstancias en el peor de los demonios, o bien, en todo lo contrario, sin que podamos hacer nada, o casi nada, por evitarlo. Esta idea la transmite muy bien el autor Paulo Coelho en su libro El demonio y la señorita Prym. En él, el santo le hace comprender al bandido que ambos son prácticamente iguales; los dos tienen los mismos deseos, sienten placer por las mismas cosas, también comparten sentimientos de odio y desprecio hacia lo mismo, disfrutan de igual manera, etc. Sólo les diferencia un detalle: el santo es capaz de controlar todos estos sentimientos. Precisamente, esa pequeña diferencia, es la que puede salvarnos en algún momento determinado de nuestras vidas de caer en las garras del demonio que todos llevamos dentro. También la sabiduría nos ayudará a reforzar este autocontrol que todos necesitamos para poder vivir en paz en todo momento, a pesar de las adversidades que, sin duda, surgirán cuando menos esperemos, haciendo peligrar esa tranquilidad y estabilidad a que estamos habituados.

No estoy muy seguro de haberles convencido pero les puedo asegurar que a mi no me cabe ninguna duda con respecto a que la sabiduría puede ayudarnos a conseguir la paz en el mundo.

48 Consejos, saludos, propuestas...:

muxica dijo...

Tus letras demuestran lo cierta que es esa frase tan conocida, “No hay camino para la paz, la paz es el camino”
Un abrazo.
P.D. Por cierto que no se quien la dijo

Chencho dijo...

Solo decirte que comparto tu forma de ver este reto por LA PAZ.
La frase de Lao Tse que nos regalas en el texto la hago también mía.
Gracias.

Luismi dijo...

la frase de "No hay camino para la paz, la paz es el camino" me suena de ghandi...

muy conmovedor tu post, k ojala llegue algun dia esa paz k todos esperamos ;)

Bacdiras dijo...

Querido Pedro, soy de tu mismo parecer.
Si pretendemos encontrar fuera lo que no tenemos dentro, si pretendemos recibir lo que no damos, recoger lo que no sembramos...

Un besillo.

Txell Sales dijo...

Me he quedado alucinada con el artículo, y como dice Chencho con las palabras de Lao Tse. Si todo es cuestión de empatía, ¿por qué no se tiene más en cuenta? Todo el mundo debería leer el artículo. ¡Habrá que traducirlo al hebreo!

mardelibertad dijo...

Sabiduría, conocer, saber, aprender
Gracias por tu visita.
Saludos

Alicia María Abatilli dijo...

También andaba pensando escribir sobre la paz. Ya lo has escrito, Pedro. Regreso a mi país plena de tus palabras, aquí encontré mi post perdido. Me lo llevo...
Un abrazo.
Alicia

SilviaE.D. dijo...

Hola Pedro!
Comparto plenamente lo que decis.
Sólo estando en paz con nosotros mismos vamos a generar paz.
No es imposible...pero muy poca gente se pone en el lugar del otro...poca gente frena sus instintos...
Seguiremos soñando con un mundo en paz, amigo Pedro...
Besos!

María dijo...

El mundo lo vamos construyendo cada uno, desde nuestro ser, desde nuestro interior, reflejado al exterior, por ello mismo, la paz la debemos de tener nosotros en nuestro interior, sino... ¿cómo vamos a ofrecérsela a los demás? dificilmente sería.

Intentemos ofrecer sonrisas, enlazar nuestras manos, abrazar corazones.

Un beso.

Graciela dijo...

así es Pedro tal cual lo has escrito. Empezar por nuestro hogar y cada uno de los que los componen, no existe otra manera.
Mirarnos y dejar de gritar por LA PAZ, si no somos capaces de mantener la tolerancia primero en casa, luego con nuestros vecinos ¿podemos pedir a los Israelíes y Palestinos que acaben con ella???...
No creo hace unos años en la organizaciones, creo en trabajo que cada individuo debe realizar con su persona, trabajar nuestra personalidad no es tarea fácil pero al menos podemos intentarlo!!!
Me encantó y te lo 'robo', gracias por decir con las palabras exactas lo que pienso...besitos a los 2!!!

Myr dijo...

"para que haya paz en el mundo.....................
.....hay que encontarla en el corazon de cada uno"

Amen, que asi sea!!!!!.... Empezemos cada uno a mirar dentro de nuestros corazones!

No olvidemos que cuando apuntamos con el dedo indice al vecino, el resto de los dedos apuntan a nosotros.

Un abrazo en la esperanza de una Paz Mundial

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

La sabiduría, el entendimiento, la tolerancia, el entendimiento entre los hombres de buena voluntad, la paz es tan buscada en este mundo imperfecto y muchas veces parece casi imposible encontrarla.
Saludos

Jesús dijo...

Esta la cosa jodida ya que la guerra es la continuacion de la politica por otros medios, y la politica lo es todo, la politica es el hombre, o sea que la guerra es el hombre por otros medios.
Parece interesante tu libro el REnacer de la humanidad, es sobre los temas que me gustan.

Z. dijo...

Hola Pedro! El amigo del blog Shambala, ha puesto en una entrada el siguiente video http://mx.youtube.com/watch?v=DLV6jaZFLro&feature=related de una niña dando una conferencia sobre los errores de los adultos, no os lo perdais!

Cat's dijo...

Supongo que la gente necesita creer...da igual en qué, pero aferrarse a la idea de que un mundo mejor es posible no suena raro. Percibo un movimiento de conciencias,las respuestas estan en uno mismo, y estamos empezando a indagar.
Saluditos desde el Sur.

genialsiempre dijo...

Suscribo todo lo que se dice en pro de la paz, pero ¿es que acaso hay alguien que no lo suscriba?. Lo que pasa es que en la práctica diaria luego no somos coherentes con nuestros pensamientos, por eso a todas las virtudes que se piden, como tolerancia, sabiduría, entendimiento....yo añado coherencia.
Si cada vez que actuamos meditamos brevemente si es conforme a lo que creemos es más factible para encontrar la paz, entonces seguro que actuaremos en pro de dicha paz.
Lo siento, podría escribir durante días sobre ello pero siempre dentro del pragmatismo y del realismo, huyendo de la utopía, creo que ese es el camino.
¿Quizá podríamos proponer un taller para enseñar a practicar la paz?.....

José María

Noelplebeyo dijo...

La paz empieza evidentemente en cada uno mismo...yo suelo creer en ese principio de actúar en local y pensar en global...si lo lográs en tu entorno la marea puede inundar el resto.

saludos y paz

GIANNI BARBALACE dijo...

Espero por el bien de todos, que pronto podamos vivir en un mundo sin guerras, un mundo en paz !!!
Un saludo,
Gianni

M. Jose dijo...

Me llevo tu mensaje en el corazón compañero, porque ese es mi mejor deseo, el que tu nos dejas aquí...
Ojalá sea a traves de una sabiduría, eso espero....
Un abrazo y no sé si te he deseado un feliz 2009, si no es así, en este momento lo hago..
Un gran abrazo
mj

Cornelivs dijo...

Mis disculpas por mis ausencias de estos ultimos dias, querido amigo, estoy bastante liado con esto del Manifiesto.

Supongo que a partir del lunes, cuando tengamos el texto definitivo, volveré a la normalidad.

Un abrazo...!

Marga dijo...

Yo también pienso que el arreglo debe comenzar por uno mismo.

Los deseos tan generales suelen quedar en nada.

Recomiendo a todo el mundo el libro que yo acabo de leer: La última lección de Randy Pausch.

Ayuda, y mucho a empezar el cambio personal.

Saludos a todos.

SUSANA dijo...

Comulgo con tus pensamientos y las palabras que has dejado. Y también estoy absolutamente convencida que es la SABIDURÍA aquello que traerá PAZ a nuestro mundo.

Nuestras acciones, encadenadas, se convierten en hábitos sociales.

Excelente Publicación y Selección de Textos, Amigo!!!!

Un gran año para Vos, Pedro!

Besote!

Maria dijo...

Queda una esperanza y un consuelo. Si escritos como este invaden la red, el logro que nos ha permitido comunicarnos globalmente, tarde o temprano comenzaremos a asumir que guerrear, privada, publica o multitudinariamente, no es el mejor camino. Con suerte evolucionaremos más rápidamente de lo que lo hemos hecho hasta ahora.

AHEO dijo...

"Soy una de las pocas personas capaces de aprender por cabeza ajena. Ayúdame a crecer."
Muy bellas palabras las que me reciben aquí en los comentarios :)
Vengo desde Comansi, a leerte digamos de manera más particular y la verdad he quedado sorprendida gratamente con todo lo que hay para leer...leerte!!! Quiero extender aquí mi felicitación por ser uno de los galardonados en ese reino, pero sobre todo para decirte que el relato que publicaste allá ha sido el que más me ha gustado "La leyenda del tesoro perdido"... de verdad ha sido fabuloso. Te dejo un abrazo. y gracias por tus comentarios en mis relatos.
Haydeé :)

Mar dijo...

Pedro me dejas sin palabras, desde que tengo mi Web, uno de mis mayores retos es enseñar a que cada uno busque en su corazón lo que busca en los demás, de esa forma su vida sera plena y podra transmitir todo lo que siente a traves de sus palabras, de una mirada...

Una entrada preciosa, gracias por compartirla.

Besitossssssssssss

Cecilia dijo...

Hola Pedro! En estos días la paz es un tema que parece cada vez más lejano. Tenés razón sobre la importancia de nuestros actos; muchas veces no somos conscientes de la gran implicancia de ellos sobre los demás, sea un grito, o una sonrisa. Me encantó esta entrada. Abrazos!!

La Gata Coqueta dijo...

Amigo Pedro;

Aunque no nos hemos tratado, me tomo esta libertad puesto que tu ya conoces más de mi blog, que yo del tuyo.

Me tienes que disculpar puesto que esta es la segundad vez que visitas mi gatera y mi cortesia es siempre ir a dar las gracia en el primer contacto.

Con la deferencia que la vez anterior, me vine y vi tanto blog que me asuste o que ya voy muy justa, me di la vuela con viento fresco... sin más.

Y hoy me encuentro que ya mi personlidad no me lo permite de ningun modo y estoy para agradecerte tus visitas y que las puertas de la gatera las tienes abiertas, para pasar cuando puedas y desees.

Yo me voy a quedar en este blog, sus temas me agradan, al tiempo que tienen una exposición de descripción excelentes.

Y decirte que aproveche la idea para poner en el blog, El Manifiesto de Solaridad, del amigo Cornelivs, yo ya estoy con el desde el principio del todo, ya me comunique por Gmail. para que supiese mis ideas y forma de pensar.

Ray Clarles impecable, voy a minimizar mientra siga por el PC. haciendo otras cositas.

Recibe un cordial saludo de esta que te acepta como amigo y compañero, el resto ya lo dejo en tus manos.

María del Carmen.

loose dijo...

La paz se ha de encontrar primero en cada uno de nosotros, lo demás viene sólo......

Mucha paz.

José Ignacio dijo...

En todos lo órdenes de la vida la solución empieza por uno mismo.
Respecto a la violencia opino que se trata de una actitud que intenta machacar la dignidad del oponente.
Prefiero actuar con una "no violencia" activa que no significa huída. La acción es absorber la violencia ejercida por el prepotente devolviendo mi dignidad acrecentada.
Muy buen post para la historia.
Hasta pronto

Silvano Baztán dijo...

¡Hola, Pedro! Excelente entrada.¡Cómo cambiarían las cosas si cada uno intentaramos conscientemente centrarnos en nuestra paz interior, en nuestro trocito divino!

La buena intención creo que existe en el ser humano (compartiendo la teoría del 'buen salvaje' de Rousseau). Lo que falta es la consciencia en cada momento. El ser humano está acostumbrado a introducirse en la inercia espiral diaria que le ocasiona pasar por cada día como un fantasma, sin percatarse conscientemente de lo que vive, sin la perspectiva necesaria para aprovechar cada uno de los momentos que nos regala la vida y orientarnos conscientemente hacia ese orden armónico que creo es posible conseguir.

Una de las propuestas que me ha llegado, en línea con tu argumentación, es la que hizo Deepak Chopra en el primer foro humano en Barcelona, en Noviembre pasado. Su iniciativa se puede ver en un pequeño vídeo cuya URL pego a continuación:

http://deepakchopra.com/?p=822

Salud para ti y los tuyos.

el piano huérfano dijo...

manifico post
pero me temo, o quizas por donde vengo, para llegar al paz antes viene una guerra y esa guerra deja huellas y herdias sangradas, marcadas

un abrazo

REIKIJAI dijo...

Mi Querido Pedro...mientras te lei,recorde un cuento que me conto un colega.
Había una vez una paz pequeña. Una paz débil, tan débil que un poquito de aire le hacía estornudar, y un vientecillo cálido la hacia sudar hasta derretirse. Estaba tan enferma que por cualquier excusa, con o sin razón, surgían guerras. Guerras frías, guerras calientes, guerras de todas las clases.


La paz enviaba a sus palomas por todas las partes del mundo, pero las palomas estaban tan débiles como la paz. Algunas se quedaban a medio camino, agotadas por el esfuerzo; otras se veían atacadas por los halcones de la guerra; las menos llegaba a su destino, pero tenían un aspecto tan deplorable que todos se burlaban de ellas. ¡Pobre paz y pobres palomas!


Los médicos le hicieron un chequeo a la paz.


¡Muchas bombas atómicas! – recetó un doctor.
¡Tanques, mísiles! –aconsejo otro- ¡Torpedos, bombas, cohetes, granadas, armas químicas!


Y la armaron hasta los dientes. Todo ello, en lugar de fortalecer la paz, trajo más miedo, más odios, más enemistades y, en consecuencia, más guerras. Y es que las armas no le van a la paz ni a sus palomas, que no han llevado otra cosa que un brote de olivo en el pico.


La paz estaba cada día más enferma, y mucha gente pensó que se moriría. El cielo se cubrió de halcones, y las palomas no se atrevían a salir. Más tarde llegaron otros médicos que decían:


¡Fuera bombas, tanques, mísiles, armas químicas...!
Lo que la paz necesita son inyecciones de generosidad – opinó uno de los doctores.
Vitaminas de comprensión, píldoras de justicia, pastillas de cultura, jarabes de amistad, gotitas de sonrisa – dijo otro.


Entonces la paz fue recuperándose y, con ella, las palomas. Ya no se cansaban de volar y, muy valientes, se enfrentaban a los halcones y llegaban a su destino, donde eran respetadas y nadie se burlaba de ellas. Las guerras se acabaron, y desde entonces no hubo guerras frías ni calientes ni de ninguna clase. En el cielo tan sólo se veía volar palomas. ...Paz, y otros valores FIDELIDAD, CONSTANCIA, FORTALEZA, CONFIANZA.
Te gusto ... Gracias,hermoso relato...De un Ser de Luz...no se podia esperar otra relato.Te Dejo Un Beso.Silvi.

Nerina Thomas dijo...

Bello post. Asi sea. un cariño

۞Mujerconpiernas۞ dijo...

Y para conseguir la paz hay que seguir luchando por ella, y eso es lo que haces también al atreverte a editar éste post.

Besísimos

David dijo...

Pedro, he dejado un nuevo premio para ti en mi blog.
Gracias por tus letras

Adriana Paoletta dijo...

Hola Pedro:

Creo que el camino es interior pero también en comunidad ya que separados o ensimismados
no podremos hacer fuerza responsable frente a la impunidad de los que comercian con la guerra.

un abrazo de luz
adriana

Natacha dijo...

Guerrear, pelear, desear, el poder, la envidia... son cualidades que forman parte de la mayoría de los seres humanos...
Algunos intentamos no ejercer... otros encuentran en el ejercicio de estas actitudes una forma de vida... lástima que casi todos los dirigentes pertenecen a esta fauna... o se convierten...
A veces me pregunto qué tendrá el poder y la ambición que son tan oscuros acompañantes del hombre...

la paz llegará cuando el hombre cambie y deje de ser lo que es hoy...
Un beso, Pedro.
Un bello texto al que me sumo, claro.
Natacha.

Inés Bohórquez dijo...

Creo que cuando comprendamos que la paz es algo interno, llegaremos a trasmitirla hacia afura y espero que algun día se convierta realmente en nuestro reflejo!

La paz es esa luz que guardamos y escondemos en un baul secreto, solo que si la compartieramos tendríamos mucho mas de ella!
Un post pacifico sin lugar a dudas mi querido Pedro!

Cuando puedas pasa por mi blog de premios !

un abrazo

julio-entuinterior dijo...

¿Te imaginas, Pedro, que un escrito así fuera leido en todos los parlamentos del mundo mundial? :) algo a lo mejor les quedaría a los políticos.

Gracias por la referencia que haces a Prem Rawat.

Un fuerte abrazo

Gizela dijo...

Me adhiero completamente a este post.
Nunca habrá paz en el mundo si no la cultivamos en nuestro espíritu.
Somos la esencia de todo, de los gobiernos, de las naciones.El problema está en el ser humano y la solución esta en su interior.
Y ese interior es el que proyecta todo lo que nos acontece.
Hablamos a veces de paz y de guerra como conceptos abstractos, que no tienen nada que ver con nosotros, y somos nosotros los que los generamos, los proyectamos.
Me encantó tu escrito.
Feliz fin de semana Pedro y un gran abrazo
Gizz

senovilla dijo...

Amigo, la Paz Mundial es imposible, una perfecta utopía.
El ser humano ha sido y será así siempre no hemos evolucionado nada.

Una gran reflexión amigo.

Saludos Cordiales.

Txell Sales dijo...

Como creo que tienes un buen blog y me caes muy bien, te he dejado un regalito en el mío.

el piano huérfano dijo...

viendo las guerras
como intentan esconder las batallas
te digo que hoy me cuesta existir para resistir a tanta injusticia...


un abrazo fuerte

caselo dijo...

Mi querido amigo y hermano es que todo lo que expresas se logra de manera tan fácil. Simplemente basta ser coherentes y actuar sin agredir a los demás. Kant decía "Haz lo que quieras que te hagan" y ese imperativo categórico tendría que ser la base del respeto, la tolerancia y la paz. Un fuerte abrazo

Carlos Eduardo

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Oajlá Pedro, OJALA! tus deseos y los mios y lo miles o millones de personas se cumplieran PAZ, Ojalá PEDRO, que forma mas bella de morir sabiendo que existe la PAZ...

Te dejo un relajante abrazo

amor dijo...

estoy de acuerdo en que la paz del mundo empieza por uno mismo, menos de acuerdo en la importancia de cumplir la ley, soy más antiestado

Begoña dijo...

Tú lo dices:Sabiduría.
Más de uno intentamos llevar a la práctica todas estas cosas que hoy dices tú, y que tantos hubieran querido decir ellos. Yo soy de esa especie "rara", que cuando no consigo doblegar mis nervios y pronuncio alguna ofensa...inmediatamente, pido perdón al universo, por echarle esa basura. Así pues, es más gratificante, saludar al vecino que evita tu saludo, porque finalmente...termina por saludarte. Yo procuro seguir la doctrina de Baden Powel: "hacer todos los días una buena acción, para que cuando algún día ya no estemos aquí, hayamos hecho algo por dejar el mundo mucho mejor que como nos lo encontramos". Te felicito por la inquietud de derramarte sobre esta paz que clamas.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Who knows where to download XRumer 5.0 Palladium?
Help, please. All recommend this program to effectively advertise on the Internet, this is the best program!

Se acordaron de mí: