Cuando pensabas que no te miraba

lunes, 17 de marzo de 2008

Cuando pensabas que no te miraba”, poema recogido en “Niños mimados” (Paidós), de Mary Rita Schilke Korzan.

"Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo colgabas mi primer dibujo en la nevera e inmediatamente quise hacer otro.
Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo alimentabas a un gato perdido y aprendí que es bueno portarse bien con los animales.
Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo hacías mi pastel favorito y aprendí que las pequeñas cosas pueden ser las más especiales.
Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo preparabas comida y se la llevabas a una amiga enferma y aprendí que tenemos que ayudarnos los unos a los otros.
Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo ofrecías tu dinero y tu tiempo para ayudar a gente que no tenía nada y aprendí que los que tienen algo deben compartir con los que carecen de todo.
Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo me dabas un beso de buenas noches y me sentí querido y seguro.
Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo cuidabas de la casa y de los que vivimos en ella y aprendí que tenemos que cuidar de lo que se nos da.
Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo asumías tus responsabilidades, incluso cuando no te encontrabas bien, y aprendí que cuando fuera mayor sería responsable.
Cuando pensabas que no te miraba, vi lágrimas en tus ojos y aprendí que a veces las cosas duelen, pero que se puede llorar.
Cuando pensabas que no te miraba, vi cómo te preocupabas por mí y quise llegar a ser todo lo que pudiera ser.
Cuando pensabas que no te miraba, aprendí la mayoría de las lecciones que necesito para ser una persona buena y de provecho cuando crezca.
Cuando pensabas que no te miraba, lo hacía y quería decirte “gracias por todas las cosas que vi cuando pensabas que no te miraba".

Cada uno de nosotros, padres, abuelos, familiares o amigos, tenemos influencia sobre la vida de un niño. Puede que sólo seas “alguien” en el mundo, pero hay alguien para quien tú eres el mundo.

19 Consejos, saludos, propuestas...:

Mujer con piernas dijo...

... vi lágrimas en tus ojos y aprendí que a veces las cosas duelen, pero que se puede llorar....
Precioso precioso precioso (de gran precio o valor). Me ha encantado lo que has escrito en especial esto, las lágrimas son los diamantes del corazón.
Un besísimosisisímo para ti.

marta dijo...

Hermosísimo.
Los niños son como esponjas del mundo de adultos que los rodea.
La mayoría de las veces, no somos conscientes del mensaje que emitimos con nuestras acciones.
Un abrazo!

Sibyla dijo...

Me ha encantado!
A veces no reparamos en lo importante de nuestra conducta ante los niños, y la responsabilidad que tenemos al educarlos.
Se están perdiendo los valores morales y éticos, y es una pena, porque un niño es una hoja en blanco, una esponja esperando absorver, todo lo que se le pueda dar...

Un abrazo:)

muxica dijo...

Al final somos un espejo para los niños y eso tendría que obligarnos.
Nos dejas algo precioso. Gracias
Un abrazo

Evan dijo...

Ellos aprenden de nosotros, sin que nos demos cuenta, nos observan...

Que lindo tu post de hoy!! :)

Un beso, que tengas una linda semana!

Maru dijo...

Qué lindo!! gracias por compartirlo.

Un beso

neurotransmisores dijo...

Los niños como los demás animales aprenden la mayoría de las cosas por imitación.

anamorgana dijo...

Me ha encantado.Yo no tengo niños por propia decision, pero ODIO cuando oigo que una madre, padre abuela etc, dice a un niño ´´eres tonto o similares`` eso me pone mala, porque pienso que esas cosas no se le dicen a un niño, enseñarle todas las veces que haga falta como se hace algo es lo adecuado.Mi humilde opinion. Besos
anamorgana

Fermina Daza dijo...

Un poema tan bonito como obvio. Estos son los valores que los padres hemos de transmitir a nuestros hijos. Fuera de casa se los enseñarán también, pero con una diferencia, nosotros tenemos que enseñar con el ejemplo. Supongo que a esto nos referimos cuando decimos, de una manera tan castiza, eso de... "la educación hay que mamarla"

Un abrazo, Pedro

Irene

Pilar dijo...

Cuando pensaste que no te miraba, lo hacía y, también, aprovechaba de observar mi futuro.

Gracias, por compartir este hermoso texto.

Un abrazo desde mi árbol
Pilar

Runas dijo...

Es verdad que a veces no nos damos cuenta que ellos nos observa continuamente y nos imitan y quieren ser como nosotros. Hay que cuidar mucho nuestra forma de actuar, ellos son como esponjas. Un Beso

Graciela de Palomas de Papel dijo...

PEDRO,
MA
RA
VI
LLO
SO
Ese "cuando pensabas que no te miraba" lo traslado a cuando creo que voy a la iglesia, me confieso, colmulgo y ya está...después vuelvo a hacer lo mismo, Jesús, Dios o como quiera que lo llame, mira mis actos.
Y, claro que los adultos somos el espejo donde nuestros niños y jóvenes se reflejan, depositar la culpa por sus actitudes violentas, maleducadas???= échame la culpa a mí.
¿Sabes que te quiero mucho?, chuik, chuik y abrazos por partida doble.

Natacha dijo...

Pedro, eso es facilitar la vida a los tuyos.... pero, a veces, cuando no has tenido nada de eso, consigues enderezar y a base de lágrimas también aprendes lo que está bien o mal... Gracias por tener la intención de ponérselo facil a los chiquitines. La vida, así, es más linda.
Un beso, amigo
Natacha.

anamorgana dijo...

Pasaba a saludar y por el comentario de mi blog, eso solo cuenta para los amores para el resto no tengo nada en contra de los andaluces al contrario. BESITO
anamorgana

mpiryko dijo...

A veces, dejas algo a la POSTeridad. No es algo que tu decidas dejar, sino lo que la POSTeridad te consiente que dejes. Goya o Velazquez, pintaron para los ojos que les miraban, y ahora, los veo yo. Nunca pensaron que yo les podía mirar, pero yo ahora les veo. Creo que eso es cultura y conocimiento y sin ellos, yo sería mucho menos yo de lo que soy.
Así, dejes las cosas y las tome quién no las recibió, ni para quién fueron hechas y será inmortal.
¡Salud Pedro!

Maru dijo...

Es precioso ese poema... no hay que olvidarlo.

gracias por recordármelo, hacía tiempo que no lo veía.


saludos

kukilin dijo...

¡Precioso!
Me he emocionado hasta las lágrimas.
¡Gracias por compartir tan tierno poema!
Un cálido abrazo♥

Voy Por Más dijo...

BELLISIMO POEMA ME ENCANTO ESTE POST

caselo dijo...

Es maravilloso Pedro. No hay necesidad de decir nada, tan solo nuestros actos reflejan cuán grande es el corazón. Por eso vale la pena actuar honestamente, así más adelante quienes tuvieron la oportunidad de vernos, copiaran lo bueno. Todo es cuestión de amar y recibir amor. Un abrazo amigo,

Carlos Eduardo

Se acordaron de mí: