La cabina

viernes, 4 de julio de 2008

Graciela de Palomas de Papel me ha invitado a participar en el concurso de relatos cortos propuesto por Toni de El Mosquitero, donde tienen que estar presentes las palabras “ventana” y “calle desierta”. Y esta es mi aportación:

Escribo estas líneas con pulso tembloroso porque estoy convencido de que esta noche ocurrirá algo. Aún no sé el qué... pero temo por mi vida.
Todo empezó hace ahora aproximadamente un año. Cada noche de luna llena, en la madrugada, cuando más profundo es el sueño, suena el teléfono. Lo cojo sobresaltado y una voz ronca me dice: “Te estoy observando”. Tres palabras que se me clavan como puñales donde más duele. Con el corazón desbocado salto de la cama y abro la ventana de mi cuarto para toparme con una gran luna acechante, y bajo la lúgubre luz de la farola solitaria que reina en la calle, veo una sombra mirándome con ojos felinos mientras sujeta el teléfono de la cabina. Seguidamente me despierto con una angustia que me recorre toda la espina dorsal y las sábanas empapadas de un sudor frío y penetrante.
Los primeros días no podía reprimir la tentación de levantarme y abrir la ventana. Sólo me encontraba esa maldita e inmensa luna riéndose de mí y una calle desierta tenuemente iluminada por una única y envejecida farola, bajo la cual nunca ha habido una cabina telefónica.
Nunca.... hasta ahora. Hace tres días que los operarios de la compañía se marcharon dejando colocada una reluciente cabina.... justo como la que aparece en mis pesadillas... justo debajo de aquella farola solitaria.
Y justo esta noche la luna cumplirá un nuevo ciclo y lucirá plena y desafiante frente a mi ventana... como cada mes... sólo que en esta ocasión será diferente... lo sé.

37 Consejos, saludos, propuestas...:

Natacha dijo...

¡Qué buenooo!
Qué miedo Pedro. No te asomes a la ventana, jajaja.
Un beso, precioso
Natacha.

Ya me voy... hasta la vuelta, querido amigo. Te llevo conmigo en el corazón.

toni1004 dijo...

Da un poco de miedo tu historia Pedro...jejeje

Sabía que al participar también Graciela, muchos buenos escritores como tu se animarían a participar también.

Me alegra que te unas a este maratón de relatos cortos.

Un saludo y ya estás apuntado. Por cierto...impresionante.

fermin dijo...

Me asomo a tu blog, desde "casa" de toni1004, para leer tu relato. Bien, creo que no debes asomarte a esa calle mientras haya luna llena.
Saludos

Evan dijo...

Que bueno, Pedro!!

Ese final abireto, pero no tanto, induciéndonos a pensar, me encanta!

Te dejo un beso!

nomolamos dijo...

que bueno, pero deja ganas de mas,
estupendo como siempre!!!
un beso.

M. Jose dijo...

Buen relato, muy bueno, pero recuerda que hace dos entradas, te refugiaste en la cara oculta de la luna.
Dime, tu relato lo escribes desde la cara oculta de la luna o desde el otro lado????
Un abrazo
Hasta pronto

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

MMM me quedado con ganas de seguir..!!!! Un abrazo y buen fin de semana!!

belona dijo...

Mañana es luna llena... cuéntame qué es lo que pasó!!!!

Graciela dijo...

jajaja mi Pedro ha quedado bellísimo. Espero que no se haga la Luna Llena pronto o tendré que ir a acompañarte???.
Tú me preguntas si las nenas tienen celos de Lola, síiii, aunque fue Lucy la que la trajo hace 5 años, creo que ha visto afectado su cariño...a partir de ése día era como tener un bebé en casa, era tan pequeñita y la habían destetado, por lo que tenía que alimentarla con un gotero, cuidarla mucho para que no se muera. Lucy tenía 12 años, imagina una hermanita jajaja.
Sabes ellas tienen su propia vida, con los estudios, teatro y demás actividades, mi perrita está a mi lado siempre. Tienes mis besitos, abrazos, buen fin de semana (a compartir!!!)

kukilin dijo...

¡Pero que bien lo haz compuesto!
Te ha quedado de maravillas, eres un gran escritor;
Felicitaciones y mi gran admiración.
Besitos♥♥♥

Jiramonocangufante dijo...

Pedro...cuando haya luna llena, vé y duerme en otro lado...y si eso es imposible...desconecta el teléfono.
Si aún asi con todas esas providencias tomadas...suena el teléfono...asústate. Pero no se te ocurra contestar.
Si no contestas y sientes que alguien llega a tu puerta...entonces salta por la ventana y ocupa la cabina telefónica...llámame y te diré qué seguir haciendo...
Un abrazo,
Ximena

vanscribenz dijo...

Bien pedro, hiciste bien en contarlo pequeño, desde aquí no puedo reproducir mi voz, si la oyeras reanudarías de inmediato el dulce sueño que he dejado en tu almohada. No me agrada que hagan públicas mis amenazas. Hoy tendremos un bellísimo plenilunio, y además de la luna yo también te sonreiré. ¡Cómo no! te leeré una poesía para que no sospeches tu final. Y para premiarte este post, buscaré algo que hacer con tus lectores más tarde...

julio-entuinterior dijo...

Pedro:
¿Y si te cambiaras de habitación y así no verías ni la luna ni la cabina? :)

Bueno, ya contarás como te ha ido, eso espero al menos, que puedas contarlo jajaja.

Un abrazo

SAUVIGNONA dijo...

he imaginado cada cm del relato esta huy fantastico coerto pero me provoco todo el suspenso que produce una pelicula de terror...
me enacanto... te falto el auyar de un pero nada mas...!!!!
beso divino !!!!!!!!!

AnyGlo dijo...

La casualidad me ha traído hasta aquí. Me he asomado a tus letras y este post me ha encantado!!!

Un saludo.

quo vadis dijo...

Pedro, ¿¿¿¿alguna vez agradeces y contestas a quienes han dedicado unos minutos de su existencia en leer tus inspiraciones y luego postearlas????
Pienso que eso sería todo un gesto.
Por lo demás duele volver y darse cuenta que no hubo aqui ni allá (blog mio - blog tuyo) ni siquiera un "gracias por pasar".
Tendrías mucha gente conversando contigo si hicieras alguna seña amistosa.
Amaranta.

SUSANA dijo...

Se te da de maravillas el relato corto, Pedro!

Y éste, apela a ese miedo alojado siempre en nuestro inconsciente...es terrible!

Me encantó leerte! Brbrbrbrbrbr!

Besitos querido amigo!

alycie dijo...

Peor que el miedo irracional es el miedo racional, sin remedio y por remedo.

Pedro dijo...

No suelo comentar en mi propio blog, quien me conoce lo sabe, pero el comentario de Amaranta (Quo Vadis) me ha dejado muy mal sabor de boca por lo incierto (quien me conoce también lo sabe), así que, Amaranta, suelo acostumbrar visitar y comentar todos los blogs que me visitan a mí, agradeciéndoles la visita y opinando sobre sus escritos lo más sinceramente posible (cualquiera de mis enlaces te lo podría corroborar).
No recuerdo haber visto tu nombre en ninguna ocasión, pero como soy humano y puedo errar, si el fallo ha sido mío espero que sepas disculparme, si no es así, tampoco te preocupes, ya que supongo tú también serás humana. He intentado visitarte pero en tu perfil no me aparece ningún blog, si lo tienes, por favor, comunícamelo. En cualquier caso, ha sido un placer conocer una persona tan sincera, me alegra mucho tu visita, como la de todos los que lo hacen, y espero que sigamos en contacto y leyéndonos mutuamente a través de nuestras bitácoras.
Gracias y un abrazo.

Runas dijo...

Un relato muy conseguido, se lee rapido y quieres llegar al final para ver que pasa. Me ha encantado. Un beso

Sibyla dijo...

Has superado con creces ese reto de escribir un relato corto, que incluyera las palabras ventana y calle desierta.

Muy ingenioso y totalmente atrapante desde las primeras letras.

Felicidades Pedro!

Un abrazo enorme:)

Graciela dijo...

El maravilloso DON de la escritura que posees querido amigo una vez màs me ha atrapado, un placer inmenso es visitarte y encontrar algo tan ameno de leer.Un abrazote..

Maria dijo...

Me admira la habilidad de contar una historia en unas cuantas líneas, es una de las formas de literatura más difíciles, dicen, y yo tambien lo creo. Felicidades una vez más. Seguiré "observandote", je je.

Cemanaca dijo...

Estupéndo tu relato... todo un triller de suspense.

Saludos conversos.

neurotransmisores dijo...

Muy buen relato. Por un momento creí que era real.

Saludos.

Shanty dijo...

Pedro,
Te he dejado un premio en mi blog.
Saludos,
Shanty

M.M. dijo...

Pedro: A lo lejos se escucha una llamada en esa cabina. Timbra y timbra. Espera que alguien conteste esa llamada. Serás tu, el que baje por esa calle y atienda?

Un abrazo.

Maya

P.D. Si suena la cabina de mi calle sabré que eres tú devolviéndome la pregunta.

Gaby dijo...

Que gran relato, se siente en verdad la angustia. :)

Ana dijo...

Joder! (Ups! perdonen el comentario soez!, los que me conocen saben que sólo hago uso de ese tipo de expresiones cuando algo magnífico traspasa el muro del autocontrol. Y esto es un halago).

Pedro,
los "ojos felinos" que te (ad)miran son los míos, la voz la tengo "ronca" de emoción y el "Te estoy observando" es constatar un hecho que será realidad a partir de este preciso momento. (Me acabo de subscribir a tu blog ;-)

Yo puse la luna llena ahí para que pudieras verme desde tu ventana (este blog)en esta calle desierta por la que "parece" que todos transitamos.
Cierra los ojos, lo que ahora te recorre la espina dorsal, no es "angustia", son "mis dedos", shhhh.... vuelve a dormir, cielo, y sigue "soñando", para todos los que te leemos, estos hermosos relatos.

Un abrazo y suerte!.
Nos vemos por aquí.

senovilla dijo...

Repasando todas las historias de nuevo, siento no haber comentado antes.

Un relato cautivador y lleno de misterio.

Será una dura elección de solo tres, todas las que voy visitando se merecen un diez por haber sacado ese escritor que todos llevamos dentro.

Saludos.

Toni1004 dijo...

La que tienes aquí montada Pedro...jejeje

Sobre el comentario de Quo Vadis, creo que deberías reconsiderar tu postura. Sin querer llegar a entrometerme en como llevar tu blog, es cierto que el lector que se decide a dejar un comentario espera una respuesta en el mismo nivel.

Yo tampoco respondía a lso comentarios, pero eso un día cambió y el blog se llenó de vida. Lo comentarios son la salsa de lso blogs y necesarios para generar las conversaciones.

Cuando un autor dedica un poco de su tiempo a responder a sus lectores en el mismo blog, se genera una interacción que supera a la que se produce en el intercambio de comentarios de blog en blog.

Creeme, si cambias esa política y decides contestar en tu propio blog, tus lectores se sentiran mil veces más escuchados que si lo haces en los suyos solo para corresponder.

No hay nada mejor que saberse correspondido...invierte un poco de tiempo en tus lectores.

jejej. No quería dejar este comentario tan fuera de lugar, pero es que estaba repasando las conversaciones que se han generado en la sentradas que participan y me pareció interesante lo que dijo Quo...jejeje

Espero que no te enfade este comentario.

VIDA dijo...

Sabes llevar al lector donde tu quieres y la historia esta muy bien lograda,
Me gusta!!!!

Ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana dijo...

Pedro,
estaba releyendo tu relato (por cuarta vez) y no he podido dejar de leer también los comentarios. Me sorprendió el comentario de Amaranta (Amaranta, te juro que no entendí el porqué, lo siento)y subscribo (palabra por palabra porque yo hago lo mismo en el mío)la respuesta que le diste, Pedro.
Ahora, (la cuarta vez que me dejo caer por aquí) al leer la entrada que te ha dejado Toni1004 (hola Toni!)voy a tener que replantearme esa "timidez" para con "mis lectores" y contestaré sus comentarios.

Gracias a los tres (Amaranta, Pedro y Toni) por "zarandear" unos "principios" que ahora veo son desacertados.

Os dejo, por el momento, estoy con la difícil labor de escoger sólo tres relatos (Toni!! qué difícil!!). Un beso a todos los que os dejáis caer por aquí.

Toni1004 dijo...

Ana me agrada que te lo replantees. Y abusando del oftopic que he creado sin darme cuenta en tu entrada Pedro y aprovechando tu dejar hacer a los lectores, creo que debo seguir defendiendo que contestar a los comentarios de los lectores es la mejor forma de dar vida a los mismos.

¿Como puede un lector debatir con el autor del blog, si el susodicho no continúa la conversación en el mismo lugar, y se dedica a obligar al mismo a realizar interminables saltos de blog en blog para continuar una conversación?

Maria dijo...

fluyamos como el agua, escuchando su sonido y observando el devenir de las tormentas hasta que se apague su aparato y vuelva a escucharse su apacible murmullo.

-k4rLiNhOs- dijo...

Pedro, realmente genial tu historia, tengo los pelos de punta, hace que te metas en el papel, menos mal que no la he leido estando solo en mi habitación en una noche de tormenta. Como me gusta mucho tu blog te he enlazado en el mio, un abrazo

Se acordaron de mí: